El profesional, de la firma Balsas Hermanos, Habló en exclusiva con El Nuevo Rojense.

 

La obra de construcción de la traza de la ruta provincial 45, entre Rojas y Arenales, más la repavimentación del tramo ya construido, entre el paraje Hardoy y la intersección con la ruta provincial 31, en este distrito, se estará retomando a ritmo pleno «en dos o tres meses», le anticipó a El Nuevo Rojense el ingeniero Jorge Baldomá, de la firma constructora Balsas Hermanos Sociedad Anónima, adjudicataria de esa trascendental obra.

Baldomá fue claro. Al preguntársele cómo se observaba la situación de la obra desde la óptica de Balsas, refirió simplemente que «lo que nos ocurrió aquí fue lo mismo que ocurrió en todo el país,  tras lanzarse un megaplan de obras públicas, (se refiere al Plan de Obras para Todos los Argentinos, del gobierno nacional), lamentablemente se llegó a un cuello de botella en todas las estructuras nacionales: había una cantidad muy grande de obras en ejecución, las empresas traccionaron en forma positiva porque había capacidad ociosa, y esto es positivo, pero por ahí hubo estructuras que no resistieron. Pero se han ido acomodando. Lo mismo estamos haciendo nosotros: acomodando nuestra estructura financiera a la par de lo que hemos hecho», apuntó.

En el mismo sentido, auguró «creemos que en dos meses más esto se va a regularizar, ya que se vienen cumpliendo los pasos que nos habían prometido que se cumplirían desde la Nación, se ha cumplido con un 40 por ciento, aproximadamente, y creemos que no más allá de julio ya habrá movimiento y ustedes lo van a ver», anticipó.

 

Panorama

Lógicamente, la brusca desaceleración de una obra que había arrancado con todo, implica una compleja planificación para su puesta en marcha. «Hay que volver a armar toda la estructura y no es fácil; pero hay ganas, muchas ganas», dijo Baldomá. Por otro lado, confirmó que el obrador de la firma, en el paraje Hardoy, sigue montado, y que la mayor parte de las máquinas afectadas están en un campo cercano.

«Una vez que podamos establecer la continuidad definitiva de la obra, y no hay razones para suponer que no sucederá esto, no habrá problemas», explicó, y, entre otros signos alentadores, destacó que «si bien habrá que recomponer la última capa, más alguna parte de desagüe, la parte más importante, que eran los bajos que tenía la traza, que se inundaban, quedaron solucionados; porque la ruta, pese a todo lo que llovió, no se inundó, ya que la parte más complicada de la obra se hizo».

Por otro lado, Baldomá expresó: «En Rojas ya hemos hecho, con Balsas, el puente de la ruta 45, un barrio de viviendas y un desagüe pluvial en barrio Brown; en todas esas obras avanzamos más rápido que los plazos previstos. Y a la ruta 45 la vamos a terminar. En mis 25 años como ingeniero siempre lo he hecho; estas son cosas que suceden: no fuimos el único caso, lo importante es que ahora todo marcha bien», completó.

Baldomá argumentó «hicimos una inversión, al principio, como para completar toda la obra: desde el obrador, hasta las máquinas y las camionetas; esperamos que los recursos vengan, y no hay otro problema. Estamos presentando a Vialidad provincial el nuevo plan de trabajo para que sea aprobado. Pero como son inversiones muy grandes, queremos que se vea plasmado desde Nación, lo que nos piden desde Vialidad provincial», agregó.