El Comisario Inspector José Nicanor Espinosa se refirió a los serios disturbios ocurridos en General Arenales durante una reunión bailable que tuvo lugar en el Centro de Jubilados. Al respecto dijo que “hubo un evento donde se produjeron los incidentes, que fue una reunión bailable organizada en el Centro de Jubilados de este medio. En ese lugar actuaban distintas bandas del genero bailantero, donde había algunos valores locales y una banda conocida que es la Champions Liga”.

“Esto genero la concurrencia masiva de personas, para lo cual estaba organizado un operativo acorde a la magnitud del evento con cinco móviles involucrados y 20 efectivos, como así también se había organizado un control en los dos accesos principales, donde se identificaba a las personas foráneas que ingresaban al medio a partir de las 12 de la noche para evitar en forma precoz la presencia de personas con antecedentes o intencionalidades delictivas. Ello arrojó numerosas infracciones de tránsito y personas identificadas”, indicó el funcionario policial.

- Anuncios -

En cuanto a los sucesos acaecidos, informó que “se produjeron incidentes y peleas en el interior del local, que fueron sofocados por el personal de seguridad que estaba contratado por los organizadores. Y como producto de los incidentes internos, en el exterior se volvieron a producir y motivaron la intervención policial con dos personas demoradas por desorden en la vía publica y una causa por lesiones reciprocas donde participaron seis personas del sexo femenino, que se agredieron entre si, quienes fueron derivadas a la dependencia policial. Además hubo un masculino aprehendido por hacer daños en la sala de espera de la dependencia policial”.

El Comisario Inspector José Espinosa aclaró que “no fue una gresca generalizada porque había mucha gente que fue a presenciar el evento en forma pacífica, pero aparecieron estos grupos puntuales que ya han protagonizado otros sucesos de similares características y tenían antecedentes en este tipo de episodios”.

Con respecto a la organización de evento, dijo que “estamos analizando este tema porque cuando estábamos haciendo el control, una de las personas trato de evitar la presencia policial en el interior del local, no se si mal asesorado o desconociendo la legislación vigente, al decir que la presencia de la policía estaba generando problemas, cuando en realidad lo que hacíamos era ejercer la facultad de control de potenciales incidentes. La policía, por una responsabilidad delegada por las normativas vigentes, tiene la facultad y la obligación de controlar este tipo de lugares. Entonces me llamó la atención cuando el personal policial estaba ingresando al lugar, uno de los integrantes de una de las bandas, trato de impedirlo. Pienso que mal asesorado en este tema”.

Asimismo comentó que “estamos analizando, mediante declaraciones testimoniales y comprobaciones, la responsabilidad de los organizadores por la presencia masiva de menores en un horario que no corresponde. Además, comprobamos que muchos menores no concurrieron con sus padres, sino que fueron solos, en una situación totalmente violenta para ellos”.

“Si bien los jóvenes tienen derecho de tener un lugar de esparcimiento, los adultos tenemos la obligación de generar que esos lugares no sean violentos o peligrosos”, indicó Espinosa.

Y reflejo claramente que “en las comunidades pequeñas como las nuestras, donde todos nos conocemos, es fácil aplicar el derecho de admisión. Entonces, a los violentos no deben dejarlos entrar a esos lugares para que las personas que quieren disfrutar de un momento ameno y tranquilo, lo puedan hacer sin inconvenientes”.

 

Pedido de Captura

En otro orden, el Comisario Inspector José N. Espinosa se refirió a la labor de la Patrulla Rural, indicando que “fue alertada por un productor por la presencia de tres individuos en la zona rural, en un lugar que no estaba habilitado como zona de caza”.

“Concurrió el personal de la Patrulla Rural a cargo de Subteniente Bibiloni y procedió a la identificación de los ciudadanos, determinando que eran tres masculino, oriundos de la localidad de Teodelina, uno de las cuales tenía pedido de captura del Juzgado de Melincué por varios delitos y hurto calificado. Por lo tanto quedó detenido y trasladado a una de las dependencias policiales del partido, siendo alojado en la Subestación Arribeños, a disposición del juez competente que resolverá al efecto”.