Tal como nos informa la OMS (Organización Mundial de la Salud), la diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. Los efectos de la diabetes no controlada son la hipoglucemia (descenso del azúcar en sangre) y  la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

Existen dos tipos de diabetes:

- Anuncios -

Tipo 1: (también llamada insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia): Se caracteriza por una producción deficiente de insulina y requiere la administración diaria de esta hormona.

-Tipo 2: La diabetes de tipo 2 (también llamada no insulinodependiente o de inicio en         la edad adulta). Se debe a una utilización ineficaz de la insulina producida.

 Recolectando algunas cifras de nuestro país podemos indicar que el 8% de la población (más de 2.5 millones) sufre de diabetes y el 10% (250.000) de los diabéticos en Argentina son juveniles. Esto no solo no deja ver que es una enfermedad muy frecuente en la actualidad, también no da una idea de la proyección de la enfermedad y su avance en el futuro, de hecho según estudios de la OMS, la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030.

Pero no todo es tan malo como parece, si bien nos encontramos frente a una epidemia que avanza y que se encuentra muy relacionada a factores hereditarios, podemos hacer algo: PREVENIR!!!..

Tal como cualquier enfermedad, la diabetes (tipo 2) responde a ciertos factores de riesgos, estas serian las causas, que combinadas, favorecen la aparición de la patología. ¿De qué causas estamos hablando?

  • Exceso de peso
  • Sedentarismo
  • Consumo de alimentos ricos en grasas, azucares y sodio
  • Tabaquismo

La diabetes es una enfermedad que se puede detectar muy fácilmente a través de un análisis de sangre, y que además presenta síntomas muy marcados, a estos se los conoce como los síntomas de las 4P y son: polidipsia (sed excesiva), polifagia (hambre excesivo), poliuria (aumento en la frecuencia y en la cantidad de orina) y pérdida de peso (marcada y en un corto periodo de tiempo sin razón aparente).

A PRESTAR ATENCIÓN Y CUIDARSE!!!

 

Erika Camacho Lic. en Nutricion