El pasado sábado, en las instalaciones del salón de Singlar Club, tuvo lugar una cena organizada por la Subcomisión de Padres de Divisiones Inferiores, a fin de recaudar fondos destinados a la participación en el certamen local. Una nutrida concurrencia de padres y chicos le dio el marco ideal al acontecimiento, donde todos disfrutaron del tradicional porky.
Carlos Rizoli, integrante de la subcomisión, señaló que “venimos haciendo eventos, cenas y los pollos de los domingos para el almuerzo de la gente, a fin de solventar los gastos que tenemos con los partidos de inferiores y de los profesores. Hoy tuvimos el gusto de que un grupo de padres se encargó de hacer la cena y los que siempre andamos, Omar García, Jani Romitelli, Valdez y Comino, pudimos disfrutar de este acontecimiento, dado que fueron tres padres, Maxi Longo, Gustavo Di Prinzio y Sergio Merad, fueron los encargados de esta cena. A ellos los felicitamos por este gesto y agradecemos a toda la gente que nos acompañó”.

Al referirse a la actividad del grupo, señaló que “estamos trabajando mucho y apuntando para arriba. Cada vez ponemos más gente a trabajar, a pesar de que ahora tenemos que ver la continuidad del Vasco (Aguirre) a raíz de un problema familia, pero incorporamos al Indio Santucho y tenemos a Cacho Acevedo, Gonzalo Romero y Adrián Salgado, es decir toda gente del club y que juega en el club. Vamos a seguir sumando colaboradores para que vayan haciendo experiencia en el trabajo con los chicos”.

Dado el potencial y el nivel, las divisiones inferiores de Singlar son una cantera inagotable que alimenta a la primera y segunda división. Carlos Rizoli señaló que “la intención es jugar con 11 chicos del club, aunque a veces no se puede porque los chicos se van a estudiar o tienen otras obligaciones, pero la idea es trabajar con los chicos nuestros y que jueguen todos en primera”.

Por último, se dirigió a los padres, expresando: “que sigan confiando en nosotros porque apuntamos a darle lo mejor que podemos a los chicos. Ahora hemos implementado los jueves, después de la última practica de la semana, darle una hamburguesa y una gaseosa a cada chico. Esto no es para darle de comer a los chicos, sino para consolidar el grupo y hacer mas fuerte la unión entre todos”.