Tras recibir el diaconado en la ciudad de Salto, el año pasado, Sandro Airet dio el sábado pasado último paso en los grados del sacramento del orden eclesiástico, hasta llegar finalmente al tan ansiado sacerdocio.
La ceremonia de ordenación, que fue seguida por una verdadera multitud fue celebrada en la iglesia San Francisco de Asís de Rojas y constituyó una instancia histórica tanto por su trascendencia, como por su inefable carga emotiva.La tocante ceremonia de ordenación sacerdotal de Sandro Airet fue celebrada en el marco de una misa oficiada por titular de la diócesis de San Nicolás, Monseñor Héctor Cardelli.Familiares, sus amigos de Rojas, de Salto entre ellos muchos futbolistas de los tantos clubes cuyos colores vistió, fueron parte de este momento.
También participaron los demás sacerdotes que se desempeñan en la ciudad, y otros que llegaron para participar de la ocasión.

Desde la localidad de Ferré lo acompañaron sus compañeros del plantel del Club 12 de Octubre, junto al entrenador Darío Lezcano, quien mantiene una amistad de muchos años con Airet, desde que ambos jugaban en Douglas Haig de Pergamino.

También asistió el relator de fútbol local, Norberto Degirolamo, amigo del sacerdote, y a quien tuvo el privilegio de relatar en muchas oportunidades.

La música y los cánticos eclesiásticos, antes de la lectura otros textos bíblicos, en la recepción, se adueñaron del sostenido llanto de Sandro, vestido de blanco, recibió, en un marco de suma emoción, los últimos grados de sacramento del orden eclesial.

Con la lectura y proclamación del Santo Evangelio, se dio así lugar al rito de Ordenación, que encabezó el Obispo junto al párroco local.

Airet pronunció embargado de emoción los «sí, quiero» requeridos a modo de compromiso, ante el obispo. Cardelli cumplió luego con el milenario rito de la imposición de manos y finalmente ungió las manos del flamante sacerdote.

Posteriormente fue concelebrada una misa que fue la primera para el sacerdote  Sandro Airet, junto al obispo Cardelli, el final de un camino de estudio y preparación para Sandro Airet y el inicio de una nueva etapa como ministro de Dios.

Tras los saludos y efusiones que se centralizaron en Sandro, ahora el padre Airet, hubo lugar para una linda fiesta de agasajo celebrada en el Instituto San José.