Después de 11 años de trabajo y brillante resultados deportivos, el Prof. Heber Comino, dio por finalizado su ciclo al frente de las Divisiones Inferiores de Singlar Club, que en los últimos años había compartido con su colega, Pablo Restaino y demás colaboradores.

Con la ida de Heber Comino se cierra un proceso y numerosos títulos cosechados por las inferiores tras un excelente trabajo de formación de los pequeños y jóvenes jugadores de la entidad auriazul, algunos de los cuales brillan en los planteles superiores.

En diálogo con este medio, el entrenador dijo que “fueron años que disfruté mucho porque fueron mas los lindos momentos que los malos y en cuanto a logros deportivos estoy muy satisfecho porque hemos alcanzado buenos resultados. Pero eso no era el objetivo, sino que la intención fue trabajar en la formación de jugadores y hacerlo de la mejor manera posible”.

“Los objetivos se fueron cumpliendo pero a medida que fueron pasando los años veo que la sociedad está cada vez mas sedienta de triunfos y los intereses son otros”, indico Comino. Y agregó que “se ve que van cambiando las cosas y cada año se hacía mas difícil porque la exigencia de triunfo en nivel general es enorme. Pienso que se prioriza el resultado sobre la formación de jugadores. Yo vengo de la formación docente y tengo otros objetivos que no son los que coinciden con la realidad de los clubes”.

Al referirse a su decisión de alejarse del club, dijo que “esto lo vine analizando durante el año pasado. Hubo momentos en que me quise ir antes, pero por respeto a la institución y a los chicos, decidí llegar hasta el final del campeonato. Dios nos premió con dos títulos de campeones y un subcampeonato. Fue una linda despedida y no me arrepiento de haber seguido hasta el final. Estoy contento por haberme quedado”.

“Este año lo voy a tomar como una pausa para ver si realmente puedo seguir trabajando en otros lugares sin estar vinculado al fútbol. Pienso que las puertas de Singlar siguen abiertas, pero este año quiero parar mi actividad dentro del fútbol y después veremos los pasos a seguir en los años siguientes”, indico el entrenador.

Asimismo a modo de mensaje a los padres, dijo que “en la ultima cena de campeones, Matías Gallese, recogió una carta que resume todo: no exigirles a los chicos cosas que nosotros no hemos hecho de chicos o querer hacerlos jugar como grandes. No hay que olvidar la etapa formativa. Pero esos son objetivos que se plantean según quien esté a cargo en ese momento”.

Por ultimo expreso un agradecimiento “a toda la gente que estuvo a mi lado, ayudándome en todos estos años, a todas las subcomisiones de fútbol infantil, a las distintas comisiones directivas, a todos los chicos por el cariño que me expresaron siempre y a mi familia que siempre me apoyó. Y además agradezco a Pablo Restaino por haber logrado conformar una buena dupla, que trabajamos muy bien junto a los demás entrenadores. Muchas gracias a todos”.