Desde su reciente puesta en marcha, la Oficina Municipal de Información al Consumidor –OMIC-, viene cumpliendo un importante servicio, asesorando y respondiendo a las inquietudes de los usuarios y consumidores ante cualquier circunstancia que consideren abusiva en la prestación de un servicio o la adquisición de un producto.

La encargada del área, Dra. Marisel Albarello, comentó que “es mucha la gente que se va acercando por distintos reclamos como consultas por problemas con compañías aseguradoras, de telefónica de Arenales donde estuvieron sin línea y no sabían a quien recurrir ya que no tienen cooperativa de servicio como en los otros pueblos.

La verdad es que han llamado de todos lados con permanentes consultas sobre distintos reclamos, incluso la gente se acerca para sacarse sus dudas y nosotros intentamos canalizar todas las inquietudes”.

“Hace algunas semana estuve en una capacitación en la ciudad de Salto con todas las OMIC que se han creado en la provincia de Buenos Aires que con la nuestra se llega a 108 oficinas de información al consumidor en la provincia.

Fue muy interesante la capacitación con el OCEBA que es el ente regulador de la energía eléctrica y OCABA con relación al agua, lo cual fue muy positivo al poder hacer contacto directamente con estos organismos y asesorarnos e informarnos sobre distintos aspectos y conocer como se realizan los reclamos por el servicio de luz, ya que hubo muchas inquietudes de los vecinos en ese sentido”, indicó la Dra. Albarello.

Sobre el procedimiento que se sigue para canalizar los reclamos, explicó: “la persona se acerca a hacer el planteo y evaluamos si somos competentes en el reclamo.

En el caso de ser procedente se le entrega un formulario de denuncia general o especial. Luego se forma un expediente y una celula de notificación para darle traslado a la empresa denunciada a la que se le da un plazo para que presente su descargo y que nos llegue la documentación correspondiente para argumentar su defensa. Pasado ese tiempo se fija una audiencia dentro de 20 o 30 días, ya que muchas empresas son de La Plata o Buenos Aires y no tenemos tiempo de notificarlas durante el plazo que necesita para presentar su descargo”.

“Dentro de los 30 días fijamos una audiencia de mediación o conciliación para tratar de que las partes arriben a un acuerdo y en el supuesto caso de que la empresa cumple y el usuario o consumidor vea satisfecho su problema se cierra el asunto con acta de conciliación.

Muchas empresas no vienen a la audiencia, sino que mandan una propuesta por mail y entonces llamo al consumidor o usuario para intentar llegar a una solución antes de la audiencia, firmando el acta correspondiente que pasa al Juzgado de Faltas para que homologue el acuerdo al que llegamos”, indicó.

Y agregó: “en el caso de que no se llegue a un acuerdo o que la empresa no se presente se elevará al Juzgado de Faltas que va a encargarse de evaluar si corresponde algún tipo de sanción o no.

O sea que acá hacemos una instancia de mediación para tratar de darle una solución al conflicto sin que cause alguna consecuencia mayor”.