Con_torta_e_imagen_restaurada_por_Graciela_Geloso

El domingo 15 de septiembre se realizó el importante festejo de las bodas de oro sacerdotales del director de la Escuela Aerotécnica Saleciana de La Trinidad.

Una solemne Misa y un almuerzo en Cáritas al que concurrieron alumnos, exalumos, docentes, exdocentes y numerosos miembros de la comunidad, fue el sentido homenaje a un apreciado y valorado sacerdote que acompañó el crecimiento de la escuela por muchos años. Acompañaron sus familiares y los párrocos de Colón y General Arenales.

En el transcurso, dentro de los obsequios y mensajes que el Padre agradeció emocionado el Sr. Daniel Scropanich, promoción 1978 expresó entre otras cosas:

“Apenas iniciado el año 1936, el 16 de febrero, se alegraron los esposos Marcelino Zenklusen y Clotilde Infeld con la llegada de su hijo al que bautizaron Edgardo Marcelo. Al matrimonio Dios le regaló 5 retoños, dos varones y 3 mujeres.

Una familia numerosa, muy católica,  de mucha fe y muy trabajadores.

El padre Edgardo inició sus estudios en la Escuela Primaria Rural de su pueblo, a los 10 años, ingresó en el seminario de Vignaud (Pcia. de Córdoba), el perfil de su vocación, allí culminó la Escuela Primaria, también completó la enseñanza secundaria y los estudios de Filosofía. Egresó con el Título de Maestro Normal Nacional, lo destinan a La Trinidad. La Escuela Salesiana lo cuenta en 1958 y 1959 como maestro de Sexto Grado.

Debía culminar sus estudios, en 1960 ingresó al Instituto de Teología en Villada, cerca de la ciudad de Córdoba donde permaneció 4 años.

El 15 de septiembre de 1963 el Obispo de Córdoba Monseñor Ramón Castellanos lo consagró Sacerdote junto a más de 20 compañeros que llegaron a una meta feliz.

El primer destino Rector del Colegio San Rafael en Curuzú Cuatiá (Corrientes), por dos años hasta 1965. En 1966 la obediencia le marca la EAS de La Trinidad, como Rector de Estudios – Consejero, cargo que ocupó hasta 1978.

En 1979 y hasta el 85,  Misiones, pueblo San José, la Escuela Pascual Gentilini, continuando como rector desde el día de la Ordenación. En 1986 regresa  a Vignaud, por primera vez Director hasta el 91.

En 1992 hasta el 2002 en la Institución Salesiana Nuestra Señora del Rosario, “La Vieja Inspectoría” que necesitaba un Ecónomo, un buen administrador. Durante ese período, también se le encomendó una gran responsabilidad en el  2000 lo designaron Asesor Nacional de los ex alumnos en Argentina, cargo que desempeña en la actualidad. En 2003, segundo período de Director en el Instituto Agrotécnico Salesiano de Colonia Vignaud, también Párroco hasta el 2008.

Después de 30 años, en 2009 regresó como Director de la Escuela de La Trinidad Ya son 20 años los que nos regaló con digno apostolado, esperando continúe entre nosotros por muchísimos años más. 

Un verdadero embajador de la Fe, insistente siempre que todo se logra con la oración: pedir y agradecer. Integrante del Cursillo de cristiandad y apoyando los movimientos Juveniles Campamentos de Reflexión vocacional, Agrobosco y Mallín. Un profesor, un maestro en cada clase de Religión, Historia, Psicología, Filosofía y cuando era necesario un reemplazo.

 Sus consejos certeros, a veces pocos simpáticos “evitar la mentira, cuidado con la lengua filosa que lastima a los demás”.

Su personalidad, organización, aprovechar el tiempo cada día, ningún trabajo en el campo era mucho, el deporte también fue una de sus prioridades como el Club Juvenil EAS (siendo Edgardo uno de los fundadores en 1970), participó en la Liga Deportiva de General Arenales que llegó a Campeón Primera División 1971 y 72.

Eligió como lema sacerdotal obediencia y paz, inspirado en Juan XXIII, una vida colmada de méritos, tal que el 23 de septiembre de 2011, el Consejo Superior de Educación Católica le otorga el premio Divio Maestro un reconocimiento, el premio a la trayectoria, vocación, responsabilidad, al  docente, excelente maestro y salesiano.

El presente lo encuentra apoyando todas las instituciones de La Trinidad y Ferré, las historias y raíces de cada familia. Valorando la voz sincera que llega por los medios de difusión: diarios y radios de Ferré y nuestra zona.

Siempre anunció “Los sacerdotes curamos el alma de cada persona, pero debo  valorar a los doctores en la salud, médicos, odontólogo, bioquímicos, farmacéuticos… que con su vocación son los sacerdotes para curar el cuerpo de cada ser humano”