El Obispo de la Diócesis de San Nicolás de los Arroyos, Monseñor Héctor Cardelli, encabezó las celebraciones patronales de la “Ascensión del Señor” que concluyeron el pasado domingo con una santa misa en el templo parroquial, donde administró el sacramento de la Confirmación a alrededor de 40 niños de la catequesis.1_fiestas_patronales_11

Acompañado por el párroco local, Padre José Guadalupe, el Pastor Diocesano celebró la misa ante una numerosa presencia de fieles, tras lo cual procedió a la bendición de los nuevos salones que ya se utilizan para las clases de catecismo y las distintas actividades de los grupos parroquiales. Y a continuación, tras mantener una reunión con directivos y docentes del Colegio Nuestra Señora, participó en un almuerzo en el Hogar de Ancianos “Irene Dall Occhio”, donde se presentó el grupo de teatro parroquial “Juan Pablo II” con una linda representación.

Conceptos del Obispo

En dialogo con este medio, el Obispo Diocesano, Monseñor Héctor Cardelli, trazó su visión sobre la comunidad de Ascensión, expresando: “este pueblo tiene un atractivo muy particular para mi, ya que es un lugar que me gusta mucho porque valoro el temperamento y la iniciativa de la gente. En las poblaciones de la diócesis se notan estas diferencias de las ciudades porque soy del interior y me siento mas en mi hábitat en estos pueblos porque la cultura del campo tiene un estilo distinto y la gente de la ciudad que corre todos los días no tiene los contactos naturales y no puede cultivar los vínculos”.

“Vengo con mucho gusto a pesar de que lamentablemente está lejos y es una comunidad que me gustaría frecuentar mas. Por eso estuve hablando con el personal de la escuela para establecer algunos encuentros y vernos mas seguido para estar mas cercano a la realidad de esta querida comunidad”, indicó.

Al referirse a las Confirmaciones, resaltó que “me gusta mucho hablarle a los chicos y me siento muy a gusto porque me entusiasma cuando los chicos me prestan atención. Realmente fue un momento muy significativo y lo compartimos con mucho compromiso y amor en la fe”.

Consultado sobre los salones parroquiales, considero que “es una obra fundamental porque si en la parroquia no hay un ámbito donde los laicos puedan reunirse, formarse y proyectarse, se hace muy difícil trabajar desde la fe. Por eso me siento muy feliz de poder acompañar a toda la comunidad parroquial en este gran paso”.

Asimismo, valoró la obra del Hogar de Ancianos, remarcando que “es único porque siento que cuando entraba no se siente el olor a geriátrico y eso es importantísimo porque se nota que hay limpieza, hay calor de hogar y una vida que estimula a este ambiente. Eso no se ve en otros lados y quiero felicitar a los responsables de este establecimiento que es un verdadero ejemplo”.

En otro orden, el Obispo reflexionó acerca de la asunción del Papa Francisco, subrayando que “tenemos momento de gracias en Argentina que para los creyentes son muy fuertes. La beatificación de María Crescencia Pérez, la elección del Papa Francisco y ahora la beatificación del Cura Brochero. Realmente son espaldarazos muy grandes y la figura de Francisco nos está cambiando la mirada y enseñando con gestos más que con palabras”.

Y por último, expresó: “un cariño muy grande a toda la gente de Ascensión y decirles que estoy atento y dispuesto, a pesar de que lamentablemente las distancias existen, pero no en mi corazón. Muchas gracias”.