A punto de cumplir 66 años, Omar “Chile” Rodríguez constituye un ejemplo de superación y constancia, ya que después de dejar el cigarrillo tuvo un cambio rotundo en su vida al vincularse con el atletismo y participar en carreras de maratón a nivel regional con muy buenos resultados.

omar-rodriguez-atletismo

Los entrenamientos y las aptitudes físicas le permitieron obtener muy buenos resultados en las tres competencias que disputó hasta el momento, logrando un 5to., 4to y 3er. puesto en la categoría veteranos mayores de 65 años, lo cual refleja su evolución. Se prepara con expectativas para un desafío que se correrá a principios del mes que viene en Junín.

En contacto con este medio, comentó que “entré en esto debido a que a los 53 años fumaba y me hacía mucho mal. Entonces empecé a caminar y trotar, lo cual me fue motivando a hacerlo todos los días. Al tiempo, me di cuenta de que podía hacer un poco mas y llegue a correr 10 km., pero lo hacía como un hobbie para poder estar bien. Sin embargo, el año pasado comencé a participar en distintas carreras y desde entonces me estoy entrenando para seguir participando en toda la zona”.

Al referirse al entrenamiento contó “en principio entrenaba por mi cuenta, pero ahora cuento con la colaboración del Prof. José Luis Aguirre, quien me dio un plan de preparación, ahora las voy aplicando para un mejor rendimiento y evitar cualquier tipo de lesiones”. Y agrego “estoy haciendo entre 7 y 15 km. día por medio, también incluyo ciclismo, haciendo alrededor de 40 km. , teniendo en cuenta que falta poco para la próxima carrera me estoy cuidando en poco mas en cuanto a las comidas”.

Consultado sobre las distintas competencias, comentó “en mi categoría hay gente con mucha experiencia, que tiene una preparación muy intensa, pero mas allá de los resultados, lo importante es que puedo hacerlo que me gusta y estoy muy bien físicamente”.

A su vez Omar Rodríguez valoro el apoyo de su familia, su esposa Juanita y sus hijos Alicia, José y Martín, al comentar: “mis hijos me regalaron unas zapatillas especiales con un chip para controlar los kilómetros recorridos, las calorías y el ritmo que llevo, me permite ir evaluando mi rendimiento y además un buen calzado es muy importante a la hora de ir a competir”.

Omar Rodríguez concluyó: “mi intención es llevar el nombre de Ascensión a todas las carreras que pueda ir. Con mi hijo mayor, José, salimos a correr y hacemos alrededor de 10 km. cada vez que voy a Arenales. Me gustaría que más gente se vaya sumando porque esto es salud, a pesar de que cuesta un poco y es necesario tener un poco de constancias, pero vale la pena”.