disanto-rizoli

Al tiempo que va fortaleciendo su experiencia en el karting bonaerense, el joven piloto local, Dino Rizoli, ya encamina un nuevo e importante desafío en el automovilismo grande con un auto del TC Zonal que le otorga Miguel Di Santo.

En contacto con este medio, comentó: “estamos empezando en el karting con buenos resultados por la poca experiencia que tengo y por ser que se hace todo en el taller de mi abuelo. Las intenciones son andar adelante pero tengo que ir sumando experiencia porque estoy en una categoría muy pareja, donde hay muchos karting y pilotos que corren desde muy chicos y tienen una amplia trayectoria. Por lo tanto, no es fácil entreverarse con los de adelante”.

Y respecto al proyecto del TC Zonal mencionó que “increíble la posibilidad que me brinda Miguel de armar este auto del TC Zonal para ponerlo en pista con vista a futuro. Sabemos que es un esfuerzo grande porque lleva mucho tiempo, trabajo y dinero, pero es un sueño hecho realidad y pienso que de a poco vamos a ir logrando los objetivos”.

Por último agradeció: “a toda la gente que me acompaña, a Miguel Di Santo que es uno de mis auspiciantes junto a Walter Torres y Carlos Ravagnan y a los amigos que me dan una mano. Muchas gracias”.

El auto mas famoso del TC Zonal

El auto que piloteara Dino Rizoli en el TC Zonal es uno de los más famosos del automovilismo regional y tiene una impresionante historia de triunfos y campeonatos. Se trata de la cupecita que mandaron a construir en 1979 los hermanos Héctor y Oscar Fontana en Salto a Eduardo Taddei, quién además fue su primer piloto, y que, con ese auto iba a lograr las tres únicas victorias que tiene en el TC Zonal.

Esta cupecita tiene una singular historia que va desde el éxtasis con dos campeonatos, 27 victorias (3 en manos de Eduardo Taddei y 24 con Angel Bianchini), hasta el dramatismo mas grande por ser protagonista involuntario del momento más triste de la historia del TC Zonal, cuando en Pergamino, en medio de una nube de polvo, producto del vuelco protagonizado por Enzo H. Segade, tronchó la vida de éste piloto de 32 años.

Al año siguiente (1981) es reconstruida por un verdadero artesano de los fierros: Jorge Fontana, quien iba a competir sus únicas 9 carreras en la categoría, sin victorias, aunque con un par de segundos puestos.

En 1982, los hermanos Héctor (el papá de Norberto Fontana) y Oscar Fontana le ofrecen el auto a Angel Bianchini, quién le dio el máximo esplendor, 2 campeonatos (1982 y 1987) 24 victorias, y la mayor cantidad de triunfos consecutivos, diez, cifra aún no doblegada. Retirado del TC Zonal, Angel Bianchini, entre los años 1990 y 1992, tripuló esa cupé Néstor Fontana, el hermano mayor de Norberto, al año siguiente, los hermanos Fontana se desprendieron de ese auto, pasando por distintas manos, a saber, Roberto Zanone, Néstor Puchik, Mario Santos, Pablo Santos, Diego Garavano, cerrando un ciclo fantástico de 30 años memorables, en 2010 en manos de Juan Manuel Iglesias como no podía ser de otra manera, en punta.

Hoy la histórica cupecita está en Ascensión y tras un periodo de reconstrucción formará parte del equipo Tinglados Di Santo, volviendo a los circuitos de la región.