stamateas

El reconocido sociólogo, escritos y conferencista, Lic.  Bernardo Stamateas, brindó interesantes conceptos sobre las relaciones humanas, durante una entrevista concedida a este medio, previo a la disertación que brindó el pasado viernes 8 de marzo.

En primer lugar expresó: “la mujer tiene un gran potencial y la capacidad de tener un liderazgo que está basado en la calidad de los vínculos. El liderazgo masculino, en general, está basado en las metas, mientras que el liderazgo femenino tiene la particularidad de saber comunicar y relacionarse con el otro. O sea que la próxima vez tendremos que designar el día de los hombres”.

“Cuando se piensa en poder se piensa en el varón. De hecho, en una gran cantidad de empresas, en general, los líderes son varones y el poder estuvo casi siempre asociado a lo masculino. Pero las mujeres está tomando el lugar que se merece y el poder tiene que está compartido porque podemos potenciar las diferencias de estilo y liderazgo, logrando un liderazgo más global y completo”, indicó Stamateas.

Al tiempo que subrayó: “el liderazgo masculino tiene que ver con la fuerza de llegar a los objetivo y el liderazgo femenino tiene que ver con la calidad de los vínculos. Pero un varón puede tener un liderazgo femenino y una mujer puede tener un liderazgo femenino porque esto tiene que ver con el género y no con el sexo. O sea que necesitamos los dos estilos de liderazgo, el masculino que tiene que ver con la meta y el femenino que tiene que ver con la calidad del vínculo. Necesitamos recuperar los dos porque el poder de ambos es una fuerza extraordinaria para luchar contra aquello que nos está haciendo daño”.

En cuanto al rol femenino en la sociedad, enfatizo que “la mujer ha recuperado muchísimo espacio y todavía falta un largo camino porque siempre ha estado la competencia entre los sexos y no tenemos el modelo del poder compartido. Si somos una pareja debemos lograr compartir el poder o simetrizar porque si hay uno que decide y otro que no se empieza a cosificar y pasa a ser un objeto. Entonces, si siempre cede uno va a venir un pase de factura. Por lo tanto debe haber un balance en el ceder para recuperar la capacidad simétrica de los roles y del ceder para consolidar la relación de pareja”.

La Familia

“Una familia feliz significa una comunidad feliz”, sostuvo Stamateas. Y consideró que “tenemos que trabajar para que los vínculos sean sanos y podamos construir en nuestros hijos buenos recuerdos, ya que el individualismo excesivo que tenemos los argentinos nos lleva a tener relaciones poco duraderas, a ser desconfiados y a competir con el otro. Ese es otro elemento que tenemos que ir modificando”.

Y a la hora de analizar la situación de las familias, opinó que “se perdieron los rituales, del encuentro, de la sobremesa, de ir a la cancha juntos y el ritual del intercambio afectivo. Yo tengo 48 años y cuando me puse de novio con mi esposa Alejandra nos escribíamos cartas, pero ahora se mandan mails y si nos viene revotado nos volvemos locos.  Es decir que no tenemos capacidad de espera y todo es ya , todo es ahora”.

“El consumismo nos ha lastimado terriblemente porque dice que todos tus deseos tienen que ser satisfechos inmediatamente y si  no vas a sufrir como un condenado. Entonces, los papás les damos todo a nuestros hijos pero si no le ponemos limites van a pensar que en la vida van a tener todo lo que desean y allí vienen los hijos sobreprotegidos que terminan en la droga, el alcoholismo y otros flagelos. Por eso, otro gran elemento es el tema de los limites que hay que recuperar”, indicó el disertante.