lorena asesinada
lorena asesinada

La justicia dio su veredicto y el pasado 21 de octubre condenó a prisión perpetua al autor material del femicidio de su pareja Elizabeth Lorena Quilogran, cuyo cuerpo fue enterrado en la vivienda que compartían tras ser atacada con un hacha en mayo de 2020, en la localidad de Ascensión, partido de General Arenales.

- Anuncios -

La decisión del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Junín recayó sobre Ramón Horacio Báez (51) por el delito de «homicidio triplemente calificado por haber existido una relación de pareja, por haber mediado violencia de género y por ensañamiento».

Fuentes judiciales informaron que los jueces Esteban Melilli, Karina Piegari y Silvio Galeano coincidieron con el pedido de la fiscal Dra. Paola Luján, quien había solicitado la pena máxima por el crimen cometido el 6 de mayo de 2020 en Ascensión.

Báez, quien nunca había declarado durante todo el proceso, confesó en el juicio haber atacado con un hacha a Quilogran y, al creerla fallecida, enterró su cuerpo en el patio de la vivienda. Según las fuentes, el hombre negó que haya habido situaciones de violencia previamente al hecho, aunque la fiscalía lo dio por acreditado durante la etapa de instrucción.

A raíz de su testimonio, la fiscal y el defensor oficial Leopoldo Singla acordaron desestimar a los testigos que iban a declarar en el debate y solo escucharon a la médica legista que realizó la autopsia.

En su alegato, Luján dio por probado que Báez asesinó con un hacha a la mujer para luego enterrarla, en tanto que el defensor consideró que se trató de una «tentativa de femicidio en concurso real con un homicidio culposo», al entender que el imputado la creyó muerta cuando estaba viva y planteó la inconstitucionalidad de la prisión perpetua.

El Tribunal rechazó los argumentos de la defensa y convalidó los de la fiscalía, añadieron los voceros. La mujer había sido denunciada como desaparecida en la mañana del 6 de mayo de 2020 por un primo suyo que llamó a la comisaría de General Arenales y dijo que la familia no sabía nada de ella, tras lo cual aportó sus características físicas y la vestimenta que llevaba puesta.

Tras esa denuncia, los investigadores se entrevistaron con Báez, quien les explicó que él tampoco sabía de su concubina desde el martes a las 15.30, cuando salió a caminar como solía hacerlo, y que no atendía su teléfono celular. Según los voceros, efectivos de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) y de la Policía Rural, junto a personal de la comisaría de La Mujer de General Arenales, analizaron la activación de la antena del celular, se entrevistaron con vecinos y realizaron rastrillajes en caminos rurales hasta que llegaron a la casa que la mujer compartía Báez.