obispo-salesianaEl Obispo de la Diócesis de San Nicolás, Monseñor Héctor Cardelli, dialogó en exclusiva con El Tribuno y realizó un balance de la amplia tarea cumplida durante el año que culmina, expresando que “la aspiración es crecer, brindar un mejor servicio y tener una presencia activa y con más apoyo hacia las comunidades en lo que a mí respecta. Ascensión es una comunidad que quiero mucho pero la tengo lejos y con malos caminos, entonces me cuesta más llegar, pero siempre pasé muy buenos momentos allí, muy a gusto con la gente. A mí me gusta mucho este tipo de comunidades, en lugar de las grandes ciudades, donde todos somos un número. Por lo tanto quiero aprovechar esta oportunidad para brindarles mis mejores augurios para estas fiestas y la prosperidad que Dios quiera darnos para que vivamos en acción de gracias por todo lo que nos da y compartirlo con los que tienen menos”.

Monseñor Cardelli tuvo un párrafo especial para el Hogar de Ancianos de Ascensión, entidad a la que respaldó siempre. Al respecto dijo: “es una de las cosas que más me gratifican porque los ancianos junto a los religiosos y religiosas y la comisión, han ido conformando una comunidad sana, familiar y digna. Uno se da cuenta de que los ancianos están bien atendidos y tienen un ámbito donde se sienten muy bien”.

Por otra parte, se refirió a la comunidad de La Angelita, refiriendo que “es la única capilla de la Diócesis que tiene la advocación de la Anunciación y me gustaría que el 25 de marzo pudiéramos celebrar allí una fiesta religiosa, compartiendo la misa junto a los sacerdotes de la zona y celebrar el misterio de la encarnación en esa hermosa capilla que está totalmente restaurada y en condiciones que celebrar la Santa Misa allí”.

Monseñor Cardelli valoró el trabajo de la Comunidad Salesiana de La Trinidad, mencionando: “recientemente celebré la Misa de Fin de Curso y sinceramente me llené de emoción porque ver ese puñado de jóvenes de hoy, pero sanos, transparentes y con una formación muy buena, sobre todo en el ámbito especifico de esta escuela con un gran respeto por la naturaleza. Bendito sea Dios y que esta institución pueda seguir por muchísimos años porque está sembrando de hombres nuevos a nuestra sociedad”.

Con vistas al año que viene, anticipó que “se viene con desafíos y estamos tratando de armar equipos para trabajar pastoralmente y dándole más empuje a las iniciativas que tenemos. Van surgiendo vocaciones sacerdotales y gracias a Dios hay cinco muchachos que van a entrar este año y eso es una esperanza para la Diócesis. Son personas que han hecho un proceso y un camino porque son personas maduras, de modo que la decisión es mas ponderada”.

Y concluyo expresando: “estamos próximos a la fiesta del Nacimiento de Jesús y abrámosle el corazón porque cuando Jesús viene a nosotros transforma lo que tenemos de negativo y potencia lo que le ofrecemos como disponibilidad para lo positivo. Les dejo mi bendición y muchas felicidades para todos”.