La agenda medioambiental propone repensar las formas de consumo y adquisición de alimentos. En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente que se celebra el 5 de junioespecialistas del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires explican la importancia de consumir frutas y verduras de estación porque implica menos recursos económicos en cuanto a su producción y transporte además reduce el impacto ambiental.

- Anuncios -

La Plata, 3 de junio de 2021.- Un bajo consumo de frutas y verduras está asociado a un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles como obesidad, diabetes, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares, según alertaron hoy desde el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires.

Consumir frutas y verduras de estación trae beneficios a la economía familiar: el precio es más accesible, dado que su costo de producción es menor y hay una mayor oferta”, resalta la licenciada en nutrición, Erica Bianquet (MP1282) del Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires.

Las verduras y frutas más populares que se pueden conseguir en esta época son: lechugas, acelgas, espinacas, rabanitos, puerros, verdeos, brócoli, coliflor, repollo blanco, repollito de bruselas, remolacha, rúcula, repollo rojo, zanahoria, cebolla, batata, zapallo, mandarina, naranja, banana, manzana, kiwi, pomelo, pera y limón.

También las verduras resultan aconsejables para complementar carnes, cereales y legumbres en las dietas vegetariana o vegana, y el invierno ofrece una amplia variedad.

Tener información de los procesos productivos es fundamental para convertirte en un consumidor responsable y de esa forma además poder elegir a quiénes apoyar con tu compra”, agrega Bianquet.

Cobra vital importancia la educación y la nueva ley de educación ambiental recientemente aprobada en nuestro país, que promueve la generación de una ciudadanía que se comprometa con un equilibrio y desarrollo sostenible con el medio ambiente.

La licenciada en nutrición sostiene que “nos encontramos atravesando la segunda ola de Covid-19 y debemos tener en cuenta que este grupo de alimentos es clave en la alimentación pues son protectores para nuestro sistema inmune”.

El consumo

Según la 4ta Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en 2019 (ENFR 2019) el promedio diario de porciones de frutas o verduras consumidas fue de dos por persona, y solo el 6% de los argentinos cubre la recomendación. En cuanto a las y los niños una encuesta del Centro de Estudios en Nutrición y Desarrollo Infantil (CEREN), entre sus conclusiones indicó que solo una minoría (27%) consume cinco porciones de verduras/frutas diarias.

Por otro lado, parte de la población que incorpora frutas y verduras en su dieta modificó su forma de adquirirla. Desde el inicio de la cuarentena por el coronavirus aumentó considerablemente el consumo de productos agroecológicos. Muchas familias aprovecharon el aislamiento preventivo para modificar sus hábitos de consumo, cocinar en casa y priorizar una mejor calidad en los alimentos a partir de comprarlos en mercados y ferias barriales al aire libre o en algunos casos con la recepción de bolsones en sus domicilios.

Desde el Colegio de Nutricionistas de la Provincia de Buenos Aires resaltan que “si se respeta las épocas de auge de cada alimento, sus vitaminas, minerales y fitoquímicos estarán en su punto óptimo y se corresponde con las necesidades del organismo en los diferentes momentos del año”. Asimismo, frente al desafío del invierno, época que cuesta más incorporar frutas y verduras, recomiendan realizar una consulta profesional con un nutricionista matriculado para ampliar la manera de incluir estos grupos alimentarios de alta calidad nutricional.