Un lamentable suceso aconteció el pasado domingo en un campo cercano a la localidad de La Angelita cuando un policía, en su día de franco, salió a cazar con sus hijos, y por causas que se tratan de establecer mató accidentalmente a uno de ellos al disparase un tiro de la escopeta calibre 16 que portaba.

Se trata del Teniente Primero José Raúl Gibilisco, de 43 años, quien se desempeña a cargo del Puesto de Vigilancia de La Angelita, a quien por accidente se le disparó el arma, impactando en la cabeza de su hijo Pablo Daniel, de 18 años, quien falleció antes de arribar a la Unidad Sanitaria de Ascensión.

El Subcomisario José María Bernardi, titular de la Subestación Policial de Ascensión, brindó detalles de triste episodio, comentando: “el domingo aproximadamente a las 11.30hs. personal policial de Ascensión toma conocimiento de que en un predio rural ubicado en proximidad de la localidad de La Angelita, existía la presencia de un joven con herida de arma de fuego.

Constituido personal policial en forma rápida con personal de la Unidad Sanitaria de Ascensión, establecen que instantes antes en circunstancias que un ciudadano mayor de edad, de apellido Gibilisco, estaba compartiendo con sus dos hijos mayores de edad tareas de caza menor en el citado predio”.

“En circunstancias que se investigan, se logra saber que en ese momento, cuando ejercía el desplazamiento con un arma de fuego, más específicamente una escopeta calibre 16, en forma accidental se produce un disparo que impacta en el cuerpo de un joven de 18 años de edad que al arribo del personal médico al lugar se constata el lamentable deceso de este joven”, indicó el funcionario policial.

A su vez informó que “el impacto tuvo lugar en el tempo occipital derecho, es decir a la altura de la cabeza, lo cual le restó chances de supervivencia a pesar de la rápida atención medica para salvar su vida. Personal de la Unidad Sanitaria local, a cargo de la Dra. Castán, el chofer y la enfermera de turno, se constituyeron rápidamente en el lugar, pero lamentablemente las características de las lesiones hicieron imposible la reanimación de parte de los facultativos.

Por lo tanto, constatado el deceso fue trasladado el cuerpo a la Unidad Sanitaria donde permaneció en resguardo para la realización de las pericias de Policía Científica de acuerdo a lo dispuesto por el Sr. Agente Fiscal, quien se constituyó inmediatamente en el lugar de los hechos a los fines de evaluar y reunir todos los elementos para someterlos a la investigación. La causa, por disposición del Sr. Agente Fiscal, fue caratulada como “Homicidio Culposo”.

Por último, el Subcomisario Bernardi, puso de manifestó “este triste episodio nos toca de cerca habida cuenta de que el progenitor de este joven es un compañero de la fuerza de policía y está a cargo del Puesto de Vigilancia de La Angelita.

En verdad, el hecho es sumamente lamentable sea quien fuere al que le hubiera ocurrida, pero nos toca muy de cerca habida cuenta de la proximidad y la estima que tenemos con el Teniente Primero Gibilisco. Por eso nos unimos al dolor del efectivo policial por la lamentable pérdida de su hijo”.