eric-veneroperEric Venero, el futbolista surgido en Singlar Club, dio un paso muy importante en su vida al graduarse como Periodista Deportivo en la ciudad de Rosario, donde se nutrió de una enriquecedora experiencia para encarar una carrera profesional que promete ser muy exitoso.

El flamante comunicador, expresó a este medio: “Hace cuatro años comencé a estudiar en Rosario la carrera de periodismo deportivo porque me atraía todo lo que se relaciona con el deporte, particularmente con el fútbol, y de a poco fui viendo que me gustaba y ya hace una semana atrás la pude terminar y conseguir el título que es muy importante ya que a veces no es fácil arrancar una carrera que sea la adecuada para uno y mas difícil poder terminarla.

“Durante estos años estuve haciendo prácticas en distintas radios de Rosario que el Instituto nos facilitaba, también cubrí varios partidos tanto de Newells y Rosario Central y fue todo una linda experiencia”, indicó Eric.

A su vez agrego: “ahora comienza otro tiempo en el que tengo que conseguir  trabajo, la idea por el momento es quedarme allá, pero no descarto la posibilidad de ir a Buenos Aires, ya que hay mayores oportunidades para trabajar.

Y en cuanto a su presente como futbolista, mencionó que “por el momento sigo jugando al fútbol en Rivadavia de Peyrano, ya lo hice varios partidos y las cosas están saliendo bien, ya que pude marcar algunos goles y puedo seguir jugando que es lo más lindo que tiene esta vida.

Fútbol Local

Eric Venero hizo todas las inferiores y fue una de las figuras de Singlar Club en los últimos años. Al reflexionar sobre la realidad del futbol local, comentó que “si bien hay equipos bien armados y la liga nuestra cada vez que pasa el tiempo se hace más competitiva creo que los clubes de la zona deberían alentar y profundizar el trabajo con los chicos de sus pueblos, ya que si no tienen la posibilidad de llegar a 1º división en el lugar donde viven, la mayoría no va a poder jugar en algún otro lado. Otra cosa es que muchos chicos se van a estudiar cuando terminan el colegio y es ahí donde se termina su vida futbolística, ya que es muy complejo seguir practicando este deporte desde muy lejos, haciendo el esfuerzo de entrenar y tener que viajar todos los fines de semana.

“Los chicos de los pueblos tienen que ser los que representen a nuestros clubes, con un buen trabajo desde abajo se puede conseguir, ya quedó demostrado en algunas oportunidades”, concluyó.