Ya hemos cumplido varias semanas de aislamiento por la crisis del coronavirus. Los días pasan y las ideas para entretenernos se van acabando.

En este artículo, proponemos algunas nuevas maneras de disfrutar el tiempo en casa: aunque las opciones son limitadas, con un poco de imaginación podemos transformar actividades cotidianas en algo mucho más divertido.

Cenar con amigos

No estamos divagando y tampoco estamos incitando que nadie rompa la cuarentena. La tecnología nos permite un montón de cosas, entre ellas, reencontrarnos con nuestros seres queridos, cumpliendo las medidas de seguridad.

No podemos disfrutar de las comidas multitudinarias en persona, pero sí podemos encontrarle la vuelta y buscar de nuevas formas de celebrar las reuniones. Una manera de emular las comidas grupales es, por ejemplo, pedir un delivery de milanesas todos a la misma hora y disfrutar la comida juntos durante videollamada.

Redecorar la casa

Si tenemos en cuenta la cantidad de tiempo que pasamos en ella, es lógico que nos dediquemos a decorarla.

No necesitamos muchos elementos. Lo primero sería comenzar por deshacernos de todas aquellas cosas que no necesitamos. De esta manera, no solo lograríamos liberar espacio en casa, sino que también podemos ayudar a alguien que lo necesite —especialmente en estos momentos.

Las opciones son muchas: cambiar de lugar las cosas, redecorar espacios, restaurar muebles viejos, reciclar elementos para construir otros, etc. Es increíble el efecto de renovación y frescura que tienen los espacios nuevos en nuestra mente.

Cuidar las plantas

En estos momentos, las plantas también deberían ser objeto de nuestra atención. No solo ofrecen oxígeno y alegría casa, sino que también nos permiten reconectar con el verde y la naturaleza que tanto extrañamos en estos momentos de confinamiento.

Ya sea que vivamos en una casa con jardín o en un monoambiente en medio de la ciudad, todos tenemos alguna planta para cuidar. Podemos aprovechar nuestro tiempo para dedicarles todo el cuidado y cariño que, por lo general en nuestra rutina normal, no le damos. Además de que nuestras plantas nos lo van a agradecer, descubriremos lo reconfortante y relajante que es ocuparse de otros seres vivos.

Aprender cosas nuevas

Internet nos permite acceder a un montón de conocimientos sumamente variados. Si no nos interesa realizar cursos convencionales, podemos investigar ¡seguramente encontremos algo que nos guste!

Podemos encontrar desde trucos de magia, hasta cursos de caligrafía para conocer el arte de dibujar letras con diferentes elementos. Catas de café, cursos de repostería, todo lo que se nos ocurra tiene su rincón en la Web ¡Solo es cuestión de encontrarlo!

Consentirnos

Este punto se basa en, principalmente, escucharnos a nosotros mismos y encontrar qué es lo que nos hace falta en ese preciso momento. A pesar de estar en casa, muchos debemos cumplir obligaciones como trabajar o estudiar, por eso es importante que en nuestro tiempo libre no nos exijamos más.

La situación actual es de por sí lo suficientemente estresante y restrictiva para que nosotros nos agreguemos obligaciones. Aprendamos a consentirnos y a disfrutar de nuestro tiempo libre realizando las cosas que más tranquilidad nos transmitan.