Equipo de Salud Mental
Equipo de Salud Mental del Hospital Municipal

Ante la incertidumbre y tensión que genera la pandemia del COVID-19, el equipo de Salud Mental del Hospital Municipal de General Arenales, brindó una serie de pautas y recomendaciones a seguir a fin de sobrellevar la agustina, el pánico o el miedo que puede generar esta situación.

El grupo de profesionales esta compuesto por las psicólogas María Laura Malagamba, (coordinadora), Cecilia Abud, Francina Busto Cardinale y Gina Layacona, más el aporte de la trabajadora social, Daiana TorresLas profesionales consideran que es normal que, ante situaciones disruptivas, (hechos/pensamientos que irrumpen en nuestro cotidiano que pueden ser del orden de lo inesperado, desconocido, (ej. La pandemia del coronavirus), aparezcan en nosotros reacciones físicas y psíquicas como ser: taquicardia, alteraciones del sueño, malestar, palpitaciones, ansiedad, temor, angustia, confusión, irritabilidad. Estas reacciones aparecen luego que el sujeto experimenta un acontecimiento que tiene un fuerte impacto emocional.

- Anuncios -

Al exponernos continuamente a los medios de comunicación masiva, redes sociales, al desconocimiento somos propensos a padecer síntomas emocionales y experimentar estrés, que dependiendo de cómo nos afecte puede ser positivo o negativo. El estrés positivo se produce cuando nos prepara para la acción, la lucha, en este caso nos lleva a tomar medidas preventivas. En cambio, el estrés negativo se produce cuando los síntomas son de tal intensidad que nos dejan sin poder actuar, o nos lleva a actuar de una manera inadecuada exponiéndonos a situaciones riesgosas. Medidas de AutocuidadoPara poder cuidar nuestra salud mental en tiempos de coronavirus podemos tomar muchas medidas de autocuidado, que nos permitirán sentir que volvemos a tener el control de nuestras vidas. Algunas de estas medidas son:

  • Ser conscientes: no minimizar la situación, pero tampoco pensar que estamos constantemente al borde de una tragedia.
  • Compartir nuestros sentimientos: poder contar a familiares, amigos, profesionales como nos sentimos, cómo percibimos la situación en la actualidad y en el futuro, nos ayuda a poder ver que no todo es tan dramático.
  • Mantener una rutina: sostener hábitos saludables, armar una rutina si tuviéramos que estar en aislamiento social.
  • Mantener una actitud optimista: enfocándonos en las situaciones positivas, como ser la cantidad de gente que se ha curado, etc.
  • Sostener medidas de prevención: Ocuparnos. Seguir las pautas de higiene, toser sobre el pliegue del codo, ventilar los ambientes, respetar las medidas dictaminadas por los organismos oficiales, estatales y mundiales.
  • Evitar la sobreexposición mediática: limitar el acceso a la información necesaria y en lo posible que sean de fuentes seguras y oficiales. Buscar un solo momento del día para actualizar la información. Evitar leer, escuchar, mirar noticias que nos angustien. El flujo repentino y constante de noticias sobre la pandemia puede hacer que cualquiera se sienta preocupado.
  • Enfocar especial atención en la información oficial que brinda los organismos municipales: ya que ellos nos mostraran los pasos a seguir dentro de la comunidad y nos brindaran la información real de nuestra localidad.
  • No hacer caso a los rumores: evitar la propagación de audios, informes, imágenes que no estemos seguros de su procedencia y su veracidad.
  • Uso consciente de las redes sociales: ya que su uso excesivo y dependiendo en donde enfoquemos la mirada pueden generar y agravar las sensaciones de miedo, ansiedad, y propagar confusión.
  • Recurrir al humor: está comprobado que el uso del humor en situaciones de crisis ayuda a calmar el estado de ansiedad.
  • Informar a los niños: brindar información adaptada a su edad para que puedan entender la situación. Ellos observan cómo nos comportamos en búsqueda de señales sobre cómo manejar sus sentimientos.
  • No estigmatizar a sujetos afectados: utilizar frases como “personas que están siendo tratadas, o que se están recuperando”.
  • Seguir los protocolos: ellos están para protegernos.
  • RESPONSABILIDAD SOCIAL: cuidarte primero, para poder cuidar a los demás.
  • Ante la persistencia de síntomas psicológicos consultar con un profesional de salud mental.