En un hecho histórico para el deporte local, por primera vez en Ascensión, se está construyendo un auto para el TC, la máxima divisional del automovilismo argentino, y el responsable de tamaño desafío es el joven especializado en la materia, Oscar Crocco, quien trabaja sin pausa en su taller para terminar la estructura integral de un Torino que conducirá el reconocido piloto, Facundo Ardusso, en la próxima temporada.

Oscar Crocco se ha ganado un lugar destacado en el ámbito del automovilismo nacional y forma parte del Renault Torino Team que dirige Esteban Trotta y que cuenta como uno de los responsables técnicos a Gabriel Mazzei, quien recientemente estuvo en Ascensión, siguiendo la evolución del notable trabajo.

Cabe destacar que el equipo Renault terminó el año con resultados positivos. Facundo terminó la Copa de Oro 2019 en el octavo lugar con 143,75 puntos, y quedó cuarto en el Campeonato General con un acumulado de 451,75. Emiliano, por su parte, concluyó decimoséptimo con la suma total de 294 unidades.

Gaby Mazzei comentó que “estamos ultimando detalles y avanzando en la construcción de un auto totalmente nuevo para el año próximo, sumándolos a los dos actuales que en la última carrera de Neuquén los corrieron Facundo Ardusso y Emiliano Spataro. La idea es pasar todas las mejoras que se fueron logrando en las carreras y apuntar a pelear el campeonato en el 2020”.

En cuanto al piloto que conducirá el nuevo auto, mencionó que “todavía estamos en algunas tratativas, pero la idea es que el equipo siga de una manera muy parecida. Está definido que Emiliano Spataro no va a estar el año próximo, el reemplazante va a ser Diego Ciantini, que es el campeón del TC Pista, y vamos a seguir con el mismo equipo, mas allá de que está en una etapa de definición la parte presupuestaria y la firma concreta con Renault que es nuestro principal sponsor y la continuidad de Facundo Ardusso”.

Mazzei reconoció que construir un auto en un proceso delicado. “Hay muchos detalles porque tiene un reglamento muy preciso y todos los elementos tienen su forma, tamaño estipulados. Está todo escrito y hay que cumplirlo a rajatabla porque la verificación que tiene la ACTC se dedica a controlar los autos y en esta etapa de construcción tenemos como cometido hacer la piel del auto, que es la chapa, y que lleva un trabajo artesanal. Por esto estamos con Oscar tomando medidas y ajustando todos los detalles para que quede todo de la mejor manera para la puesta en pista”.

En cuanto a la motorización, anticipó que “la idea es seguir con los motores de Claudio Garofalo y eso implica tener que ajustar varios detalles al ser un auto nuevo y dejarlo bien preparado para que no aparezca alguna sorpresa o algo que nos genere problemas más adelante”.

Al referirse a la evaluación del año, puntualizó que “tenemos un sabor agridulce porque apuntábamos a llegar a lo máximo, pero se pudieron alcanzar muy buenos resultado. Se logró ganar, que no es fácil, y alcanzar varias pole position, que para los que estamos en la parte técnica es algo clave porque realmente se puede apreciar la performance del equipo, piloto y funcionamiento del auto. Todo nos sirve como elemento de trabajo para lo que se viene, sacando lo mejor del año que termina. Facundo terminó con el N° 4 y seguimos en el grupo selecto de los de arriba, esperemos lograr el N° 1 para el año que viene”.

Con respecto a los plazos de finalización del nuevo auto, reflejó que “el calendario ya está estipulado y va a empezar en febrero, mientras que en este receso tenemos que terminar todos los detalles del auto nuevo. Así que los tiempos son cortos y se trabaja a contrarreloj pero confiamos en Osca Crocco, quien está trabajando con nosotros desde que se inició el proyecto a fines del año 2016 y le seguimos depositando la confianza”.
Por su parte, Oscar Crocco, resaltó: “muy agradecido por tenerme en cuenta un año mas para encamina este proyecto que pensamos terminarlo en los próximos días y seguir avanzando con otras cosas nuevas. Para mi, tener en el taller un auto de carreras de nivel del TC es muy lindo y la verdad que nunca pensé que se podía lograr. Estoy muy contento y agradecido por la confianza que me brindaron”.

En cuanto a la etapa de trabajo, consignó que “esta en un 60% pero sigo avanzando a pesar de que es un trabajo lento porque requiere de muy precisas mediciones. Es la primera vez que hago un auto de cero, he mantenido la parte de chapa o he realizado el montaje de distintas piezas para después llegar a la parte de pintura, pero este año es algo nuevo y la idea es que queda lo mejor posible”.

Por último, Gabi Mazzei se refirió a los objetivos para el 2020, remarcando: “no nos movemos de la pelea del campeonato, es un objetivo renovado porque lo encaramos con un auto nuevo. Seguimos con el mismo método en todo lo que hacemos con toda la ingeniería del equipo y la mano de obra de excelencia que nos ayuda, entre ellos está Oscar. Tenemos la expectativa de hacer un buen año y cumplir con toda la gente que nos apoya y que participa del equipo”.

“Agradezco la visita de Gabi y espero que sea un año positivo para todo el equipo y que se vayan cumpliendo todos los objetivo”, concluyó Oscar Crocco.