Como geógrafo Jared Diamond, estudió profundamente las relaciones entre la situación geográfica y el éxito (o fracaso) de las sociedades a través de la historia. ¿Esas condiciones constituyen de alguna manera un destino o solo son las bases a partir de las cuales desarrollarse? ¿O quizá una mezcla de ambas?

La influencia de la geografía varía desde las influencias abrumadoras (deterministas, esas que sí definen un destino) a las leves. Depende de qué se hable. La vestimenta en invierno de los pueblos del Polo Norte, el uso de camperas abrigadas, depende por cierto de la geografía. En cambio, si la pregunta es, por ejemplo, respecto de por qué el Colegio Electoral de Estados Unidos votó más a Donald Trump antes que a Hillary Clinton, hay muchos factores que analizar, y es algo que no está determinado por la geografía por más que, desde luego, la geografía es importante para explicar las condiciones previas a esta elección (como el hecho de por qué Estados Unidos es una democracia rica).

El tema Argentina es un asunto interesante. Forma parte de una de mis lecciones en la Universidad de California en mi curso introductorio a la Geografía Mundial. La Argentina comparte con Estados Unidos y Canadá dos grandes ventajas que contribuyen a hacerlo un país rico: una localización en una zona templada que favorece una alta productividad para la agricultura y un relativo aislamiento de la amenaza de países vecinos. Eso explica por qué, pese a las bien conocidas deficiencias de los gobiernos de buena parte del último siglo, la Argentina es todavía el país más rico de América Latina, si se toma ingresos promedio. Lo que quiere decir que, si el país está localizado en zonas templadas sin vecinos amenazantes y dispone de toda esa tierra maravillosa para la agricultura, ni siquiera los malos gobiernos pueden transformarlo en un país pobre. Pero igual uno tiene que preguntarse por qué la Argentina, aunque sea el más rico de América Latina, tiene menos de un tercio del promedio de ingreso per cápita de Estados Unidos o Canadá. Eso se debe a las instituciones y gobiernos argentinos, que fueron el resultado de la colonización española antes que la inglesa, y por lo tanto han sido instituciones no democráticas más que democráticas. A lo que hay que sumar una llegada tardía de la Revolución industrial y las extensas distancias marinas hacia Europa en comparación con Estados Unidos y Canadá. Esa es la explicación corta. Que se reduce a que la Argentina no ha estado a la altura de sus ventajas geográficas debido a sus desventajas institucionales. Y otro pequeño papel adicional de la geografía: Estados Unidos tiene costas en los dos océanos mientras que la Argentina se reduce al Atlántico. Pero de todos modos, si la Argentina tuviera las buenas instituciones de otro país latinoamericano, como Costa Rica, los ingresos del país serían al menos el doble de los actuales.