En horas de la madrugada, la casa de Eliana Orellano se prendió fuego. Así, con lo puesto, alcanzaron a salir a la calle con sus nenes Ian y Milagros, de 6 y 4 años, y se salvaron de consecuencias aún peores.

Pero quedaron sin nada. El incendio destruyó no sólo la vivienda, sino todos sus bienes materiales: necesitan desde ropa, calzado y toallas, hasta cama, sillas y todo lo necesario para volver a equipar un hogar.

La vivienda está ubicada en el barrio Ramón Carrillo, calles Sáenz Peña y Stamboni, y las llamas alcanzaron la casa desde la cocina, en un hecho que los bomberos luego investigarán en cuanto a las causas de inicio.

Mientras, Eliana –que está embarazada- y sus dos niños aguardan la mano solidaria de los vecinos. En estos casos, todo lo que pueda aportarse, sirve.

Aquellos que puedan colaborar, podrán ponerse en contacto con el teléfono 236 4329490.