Con el valioso aporte del futbolista ascensionense, Ezequiel Isa, Rivadavia de Junín se consagró campeón del Torneo Oficial Nocturno “Oscar Sardi”, que organizó la Liga Deportiva del Oeste. La Academia Albiceleste venció a River Plate en el estadio “Raúl Vasco Barcelona” del club Mariano Moreno por penales 4 a 3 luego de empatar 0 a 0 y se adjudicó el título del certamen después de 9 años.

Para el Celeste convirtieron Ezequiel Álvarez, Ignacio Gil Rivero, Alexis Martínez y Oscar Sánchez, mientras que para el equipo de La Loba anotaron Juan Manuel Quevedo, Jonhy Aquino y Jorge Abdala, erraron Emmanuel Basualdo que pegó en el palo derecho y Gerónimo Cabral que se lo atajó el arquero Mauro Bianco.

Un partido parejo como fueron los tres que jugaron en las finales y también en el que hicieron en la parte regular; en todos ellos empataron, la diferencia cuando se ganaron estuvo en los penales.

El equipo de Gustavo Merlo fue el mejor que jugó en el campeonato, con jugadores de buen pie que se destacaron en cada uno de los partidos. Tal es el caso de Ezequiel Isa, quien fue convocado por el entrenador, Gustavo Merlo, para hacer un valioso aporte futbolístico a un equipo muy bien conformado en todas sus líneas. En el arco Mauro Bianco, que a medida que pasan los años cada vez ataja mejor; la defensa con Nacho Gil Rivero como la gran figura, bien acompañado por Pilo Abalo; la mitad de la cancha con Mariano Acevedo siendo el dueño de ese sector y los que hacían jugar al equipo con Bichi Martínez, Cuca Sánchez, Pequi Álvarez y Manteca Martínez; además el gran complemento que hicieron Cori Sayago, Seba Yocco, , Jona Sarlenga, Colito Gilardoni, Santi Illeski y el resto de los jugadores que fueron alternando en las distintas formaciones o cuando les tocó entrar desde el banco y siempre cumplieron.

El técnico de Rivadavia, Gustavo Merlo, comentó: “este campeonato significa que jugamos bien y que por momentos no teníamos que llegar a esta instancia. Me acuerdo cuando nos reunimos en noviembre a decirles a los chicos que íbamos a trabajar para ganar el Nocturno. Era difícil porque no sabíamos cuándo empezaba, no teníamos el presupuesto y convencer a los jugadores desde el trabajo es difícil. Estoy feliz por todo eso, porque si hago todo un trabajo y no consigo todo esto soy un fracasado, podría haber perdido, pero no me considero un fracasado, si llevo a un equipo a una instancia final es porque el camino que recorrimos fue muy bueno y me quedo con eso”.

Por su parte, Ezequiel Isa, expresó: “muy contento, la veníamos peleando, hace tres finales que venimos luchando, no se nos daba, pero somos campeones. No lo teníamos pensado, queríamos ganar desde el primer partido, lo intentamos, llegamos a penales, pero valió la pena. No dejamos de luchar, de intentar y eso da su fruto, el Nocturno es un campeonato competitivo, es la primera vez que lo juego y me voy muy contento”.