[ad_1]

El camino se presenta cada vez más cuesta arriba para la dirigente de ultraderecha francesa, que hoy se presentó frente a los jueces que instruyen el sumario sobre los supuestos empleos ficticios del antiguo Frente Nacional en el Parlamento Europeo pero se negó a responder, señala la agencia ANSA.

La Justicia agravó así los cargos que pesan sobre ella, hasta ahora inculpada por abuso de confianza, estafa, falsedad y trabajo simulado, en el marco de una investigación iniciada en 2016 para determinar si se puso en marcha un sistema para pagar con fondos de la Unión Europea los salarios de asistentes parlamentarios que, en realidad, trabajaban para el partido.

Le Pen, quien en repetidas oportunidades dijo que es «totalmente inocente», explicó que no respondió hoy ante los jueces en espera de la decisión de la Cámara de Casación sobre su apelación.

Ya en junio de 2017 había sido convocada y tampoco había respondido: le entregó a los magistrados una declaración en la que impugnaba la acusación de tener falsos empleados, es decir, de sus asistentes parlamentarios pagados por el Parlamento de Estrasburgo mientras, en realidad, trabajaban para ella y para su antiguo partido, agrega ANSA.

En la investigación están involucrados 17 diputados y unos 40 colaboradores parlamentarios. En la causa también son investigados Louis Aliot, pareja de Le Pen y el europarlamentario Nicolas Bay.

Incluso para ellos está prevista la reformulación de las acusaciones.(ANSA).

El daño a las cajas europeas sería de 6,8 millones de euros. Ya se incautó un millón de fondos públicos destinados al partido, gravemente endeudado.

[ad_2]

Ir a la Fuente