Ana Maria FrancioniLa actual directora de la sección primaria, Ana María Francioni, reflejó aspectos de la evolución del Colegio Nuestra Señora al arribar a sus 50 años de vida. Con el inicio del ciclo escolar se realizó un sencillo homenaje a los primeros alumnos, pero se proyectan mas festejos junto a las demás área de educación.

La docente resaltó que “la fiesta es de todo el colegio, la primaria surgió un año después, en el 62’, ya que comenzó con secundaria y jardín. Pero como se recibían maestros hubo la necesidad de crear el departamento de aplicación. Así surgió la primaria y el lunes hicimos algo sencillo para entrar en la festividad porque nos tocó comenzar antes que la escuela secundaria, pero tenemos planeado convocar a la gente y armar grupos de trabajo para celebrar a lo grande con toda la comunidad, ya que si bien el Padre Paris fue quien la pensó, el Sr. Pastorino  quien donó el terreno, las Siervas de María quienes se hicieron cargo, el mayor aporte fue de la comunidad. La escuela existe gracias al aporte de la comunidad. La escuela es del pueblo”.

“Tengo mi corazón acá porque tuve la suerte de hacer la primaria, secundaria, terciario y comenzar a trabajar acá. Hace 27 años que estoy transitando la docencia en esta escuela, primero como maestro y en la dirección desde el año 94”, indicó.

Al referirse a las distintas etapas transitadas, consideró que “hubo muchos cambios. Ante nos acomodábamos en un espacio reducido y luego se fue ampliando todo, pero siempre con el esfuerzo del pueblo. Para ello se armaron las comisiones de padres y comisiones de damas que realizaban las famosas kermeses y asados. Después, con mis compañeras de secundaria y jardín armamos la Unión de Padres, quienes colaboran para mantener la parte edilicia porque no tenemos aportes de ningún tipo, solo para la parte docente, lo demás tiene que salir de la comunidad”.

Por último se dirigió a toda la comunidad educativa, expresando que “cuando se los convoque no duden en acercarse porque el colegio es de todos. Los docentes pasamos y nos vamos, pero el colegio es y será de la comunidad. Necesitamos que la comunidad siga poniendo su granito de arena para que muchas generaciones mas sigan transitando por estas aulas”.