cusatoLa empresa de acopio de cereales “José A. Cusato S.A” arribó a sus 50 años de labor comercial en toda la zona dando muestras de una trayectoria donde el trabajo, la responsabilidad y la atención esmerada fueron los puntales de su sostenido progreso y de gran cartera de clientes.
José A. Cusato inició sus labores el 1º de noviembre de 1960 con la adquisición de cuatro silos, báscula para pesar camiones, con desvío ferroviario en la Estación Ferré sobre el Ferrocarril General Belgrano. En forma paulatina se fue incrementando el acopio y su vez se fueron ampliando las instalaciones para almacenar cereales, adquiriendo una imponente planta en Ruta 50 y llegando a una capacidad de 450.000 toneladas, a fin de dar respuesta a las exigencias del momento.

La presidente de la entidad, Ana María Cusato, hija del fundador de la empresa, se refirió a los primeros pasos, comentando “yo era un poco chica, tenía 12 años y mucho no me acuerdo, pero les puedo contar que mi papá comenzó en el año 60’ y el primer empleado fue Carlos Alberto Archiprete que trabajaba solo en la oficina y Alberto Ranalli que trabajaba desde su casa llevando la contabilidad. Y en el elevador estaba Rafael Finocchio, Carlos Cusato y quien es mi actual esposo, Carlos Balassone. Después se fueron incorporando mas personas y en este momento son 13 los empleados de la empresa”.

Ana María sostuvo “los inicios fueron duros porque es un negocio que no es fácil pero hoy tenemos la alegría de cumplir 50 años gracias a la confianza de los clientes y el trabajo de los empleados que hicieron esto posible. Mi papá empezó con cuatro silos y un acopio de 2000 toneladas. En el año 82’ se compró lo que es hoy planta Atucha, que se fue agrandando hasta llegar a una capacidad de acopio de 45.000 toneladas”.

Por su parte, el gerente Daniel Balassone, expresó “yo arranque en la firma a los 17 años cuando termine el secundario y trabajé en la oficina. A partir de ahí empezamos a luchar con toda la familia, transitando épocas buenas y malas, pero fuimos remando despacito para salir adelante. En la Argentina es muy difícil llevar una empresa adelante porque no se puede proyectar ya que todos los días van variando las cosas. Es un país hermoso pero tiene cierta inestabilidad y Dios quiera que se normalice para que todo lo económico sea mas previsible”.

“La empresa viene creciendo y en estos últimos años hemos tenido buenos precios del cereal. Nosotros dependemos del precio del cereal y que al chacarero le vaya bien. De a poco fuimos creciendo y mejorando porque los tiempos que corren así lo exigen, actualmente las cosechadoras avanzan muy rápido y eso hace que haya menos días de cosecha por lo que es necesario tener una planta ágil para poder acopiar, hay que estar a la altura de la realidad”, señaló el directivo.

Por su parte, Ana María Cusato remarcó “voy a dejar esta empresa en manos de mis hijos y de toda mi familia. Espero que a ellos les vaya bien como nos fue a nosotros. Por lo pronto estamos celebrando este aniversario con muchas ilusiones de un futuro mejor de la mano de las nuevas generaciones que van a seguir impulsando el crecimiento de esta empresa”.

Por último, Daniel Balassone se dirigió a los clientes expresando: “muchas gracias por la confianza de tantos años y que sigan trabajando por el crecimiento de nuestra zona y que la firma Cusato va a estar siempre en apoyo de los productores”.