[ad_1]

Los incendios en Río Negro están arrasando con miles de hectáreas y a menos que ocurra una lluvia abundante, parece difícil que se puedan extinguir aún utilizando aviones hidrantes. La naturaleza se presenta con su fuerza arrolladora y las acciones humanas quedan muy pequeñas frente a ella. El fuego continúa avanzando.  En el siguiente informe, se repasan las causas, las consecuencias y la situación actual en las distintas localidades rionegrinas afectadas por los incendios, de acuerdo al INTA.

Reproducimos el informe completo:

El presente informe pretende realizar una evaluación preliminar de los efectos de los incendios ocurridos en la provincia de Río Negro entre el 21 de diciembre de 2016 y 01 de enero de 2017. El mismo fue elaborado a partir de las observaciones “in situ”, realizadas por técnicos del INTA, de otras instituciones y de información obtenida de imágenes satelitales.

Asimismo, se incorporó la información del monitoreo realizado en el marco de la implementación del Sistema de Alerta Temprana de Incendios. El documento se elaboró durante los días 27 de diciembre 2016 y 2 de enero de 2017, por lo cual algunas de las apreciaciones vertidas pueden modificarse ya que al momento de la presentación del mismo se encuentran focos activos en los departamento de Pichi Mahuida y General Conesa en Río Negro, Caleu Caleu en la Pampa y partido de Patagones en Buenos Aires.

Información general

La probabilidad de ocurrencia de incendios rurales durante el verano depende de varios factores, entre ellos del combustible fino acumulado y las condiciones ambientales imperantes. La acumulación de material herbáceo en el pastizal natural (gramíneas y dicotiledóneas) capaz de iniciar un foco de incendio, está relacionada con el tipo de monte, el clima y el manejo del pastoreo.

Con el fin de determinar la probabilidad de ocurrencia de incendios el grupo de Recursos Naturales de la EEA Valle Inferior realiza anualmente un monitoreo que abarca los departamentos de Adolfo Alsina, Norte de General Conesa y Sudeste de Pichi Mahuida. El diagnóstico se lleva a cabo en el mes de noviembre, mediante recorridos por rutas y caminos transitables. Se georreferencia cada estación de observación y allí se estima la superficie cubierta por arbustos, vegetación herbácea –graminosa y suelo desnudo en ambos lados del camino. En algunas de las estaciones se realizan, además, cortes de forraje.
Por otro lado el acceso a imágenes de la NASA EOSDIS Worldview permite observar los puntos con anomalías térmicas en tiempo real (focos de calor) sobre imágenes de varios sensores satelitales (Terra, Aqua, Suomi). El procesamiento de estas imágenes permite identificar focos de calor, temperaturas, origen y frentes de avance así como estimar la superficie quemada

Este informe se realizó utilizando como base la información generada en el monitoreo de pastizales y la información obtenida mediante las imágenes satelitales

Situación regional

Este año en particular las condiciones ambientales han sido favorables para el desarrollo de la vegetación, con un otoño-invierno y primavera más húmedo que lo normal lo que favoreció el crecimiento y acumulación de biomasa. En Adolfo Alsina la disponibilidad de forraje varió entre los 350 y 1.600 Kg MS/ha, registrándose los mayores valores en los puntos donde se realizó algún tipo de manejo del monte. En el Norte de General Conesa el promedio fue de 670 kg MS/ha y en Pichi Mahuida 1.230 kg MS/ha. Estos valores superan ampliamente producciones históricas del Monte Oriental, que varían de Sur a Norte, entre 300 a 600 Kg de MS/ha.

En general, el estado fenológico de las gramíneas al momento del relevamiento era reproductivo avanzado, con la mayoría de las plantas panojadas (flechillas) y un alto porcentaje de materia seca. Muchos de los establecimientos de la región mantienen baja carga animal o no manejan adecuadamente los pastoreos, por lo que el forraje no es consumido en forma uniforme y se acumula, particularmente en sectores alejados de las aguadas cuando los potreros son grandes.

Las zonas con mayor riesgo asociado al material combustible disponible, que se observaron en este monitoreo fueron el este y la margen norte en los departamentos de Adolfo Alsina y General Conesa, toda la zona comprendida al este de la ruta nacional 251 en el departamento de Adolfo Alsina. Continuando sobre las margenes del río Colorado se observó un alto riesgo en el departamento de Caleu Caleu en la Pampa y los partidos de Villarino y Patagones en la provincia de Buenos Aires. En este último caso el riesgo es alto en toda la zona cercana al límite con Río Negro en el meridiano V.

biomasa-rio-negro-inta

De acuerdo a lo registrado en las imágenes, los focos de calor (anomalías térmicas) comenzaron en la madrugada del miércoles 21 de diciembre como consecuencia de una tormenta con fuertes vientos y descargas eléctricas que afectó varias localidades a ambos lados del Río Negro en la provincia de Río Negro y La Pampa.

Los focos más cercanos se iniciaron al norte de General Conesa y Guardia Mitre y al sur de Viedma y en el paraje General Palacios. Estos focos se propagaron rápidamente impulsados por vientos con ráfagas de 70 km/h llegando en el primer caso hasta el Meridiano V y en el segundo hasta la Ruta 1 que une Viedma con el Balneario “El Cóndor”.

Por su parte, al Norte de Conesa el incendio mantuvo focos activos hasta el 27 de diciembre. Este foco hizo su pico máximo el día 23 de diciembre consumiendo 91.563 has en el  departamento. Paralelamente, en el centro de Pichi Mahuida se inició otro incendio el 25 de diciembre y se fue extendiendo en la misma dirección que el anterior (E-NE). Este foco reanudó actividad el 27 de diciembre y en los tres días siguientes días avanzó hacia el Meridiano V sobrepasando la Ruta Provincial N° 50 hacia el E. El pico máximo de actividad fue el día 31 de diciembre consumiendo 106.457 has. El mismo foco continuó hacia el partido de Patagones donde ese día se quemaron 64.781 has.

En la imagen 2 se pueden apreciar las zonas quemadas hasta el 31-12-16. Al momento de la elaboración de este informe ya existían nuevos focos tanto en el departamento de Pichi Mahuida como en el partido de Patagones en Buenos Aires y en departamento de Caleu Caleu en la Pampa. Hasta la fecha se quemaron más de 540.000 has.

areas-afectadas-incendios-rio-negro-inta

Pronóstico meteorológico extendido

En el cuadro 2 se resumen las principales variables meteorológicas que condicionan la ocurrencia y propagación de incendios. De acuerdo con la información provista por la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), en las regiones afectadas por los incendios se observarán períodos de viento con ráfagas fuertes y descenso de la temperatura a partir de la noche del 01-01-17. Si bien persistirán las condiciones de viento moderado hasta el jueves con temperaturas más frescas, se presentarán ráfagas de hasta 72 km/h.
Se pronostica un cambio en la dirección del viento entre los días 4 y 5 de enero lo cual puede cambiar el avance de los incendios activos. Se recomienda especial atención durante esos días y extremar los cuidados durante los contrafuegos. En este sentido sería estratégico controlar los focos cerrándolos con contrafuegos antes del día jueves 5 de enero.

Consideraciones finales

Es necesario destacar que esta información debe considerarse sólo de manera preliminar ya que varía diariamente. Existen focos activos y en avance, a lo cual se le suma que las condiciones ambientales han generado la reactivación de algunos focos que se creían controlados. En este sentido, se estima que persisten unos 11 focos activos.

Los datos del pronóstico meteorológico extendido indican cambios en la dirección de los vientos que pueden reorientar los focos activos hacia zonas no quemadas.

Hasta el momento la pérdida de forraje supera las 400.000 tn. Si se considera sólo el costo de oportunidad del forraje cosechable, esto representa una pérdida superior a los $ 240 millones. Si bien no se cuenta con estimaciones precisas de las pérdidas materiales, se han observado  alambrados, instalaciones de manejo y hacienda quemada en varios casos. Lo cual sugiere que las pérdidas económicas son muy superiores a la mencionada precedentemente.

En algunos casos los productores han perdido todo el forraje por lo cual deberán trasladar hacienda a otros campos o confinarlas y proveerles alimentos externos. En cualquier caso tantos los productores como la provincia enfrentarán pérdidas económicas enormes. Se recomienda realizar un listado consolidado de campos con disponibilidad para recibir hacienda así como un listado de proveedores de forraje a nivel regional para mantener la hacienda de los campos más afectados.

Finalmente se recomienda trabajar coordinadamente entre Defensa Civil, las dotaciones de Bomberos, los gobiernos provinciales, municipales y las organizaciones de productores para controlar los focos activos. En especial se requiere mejorar las comunicaciones entre las cuadrillas de personal que se encuentran trabajando en los focos ya que existe mucha distancia entre ellos. Es necesario poner a disposición maquinaria vial como motoniveladoras y también camiones hidrantes para apoyar las actividades de contrafuegos.

[ad_2]

Ir a la fuente