cominoA los 23 años, Carlos “Tato” Comino, emprendió su aventura mas exitosa al partir rumbo al sur argentino para probar suerte de Tierra del Fuego. Allí fue gestando su presente con la formación de una hermosa familia, compuesta por su esposa Sandra y sus hijos Xiomara (16), Facundo (15) y Nehuen (8), quienes nacieron en la isla.

Actualmente, a los 40 años, “Tato” Comino encontró su lugar en el mundo en la ciudad de Río Grande (110.000 habitantes), donde ejerce el cargo de gerente de la empresa La Anónima y es responsable de 150 empleados de una de las sucursales mas importantes del sur argentino.

 

De todas formas no se olvida de su pueblo y todos los años recorre 3.200km. para reencontrarse con su familia y acompañar a su mamá “Tita”, en el día de la madre.

En contacto con este medio, nos contó que “hace 18 años busqué un nuevo rumbo por la necesidad de trabajo de ese momento y la situación económica me llevó a Tierra del Fuego, donde comencé a trabajar en la  empresa La Anónima, también radicada en Junín, Chacabuco y otros lugares de la zona, ahora estoy como gerente de una de las sucursales en Río Grande, empecé acomodando cajas en el depósito y actualmente manejo 110 empleados”.

“Llegué a la isla con un bolsito y 30 pesos, pero gracias a Dios he progresado y lo más importante, tengo una esposa y tres hijos que me acompañan y son mis grande amores”, señaló

Al referirse a la adaptación comentó “cuesta porque el clima es totalmente distinto y la temperatura es bajo cero, pero en realidad es un frío seco que no resulta tan crudo por la falta de humedad, como acá”.

Y sobre la nostalgia que despierta el recuerdo de su pueblo, confesó que “existe un recuerdo permanente y la idea en el futuro es estar mas cerca, no se si en el pueblo, pero mas al norte, para poder estar en contacto con la gente de Ascensión y toda mi familia. Cada vez que vengo tengo el gusto de reencontrarme con amigos y me siento muy contento de volver a mi pueblo”.

Y concluyó expresando: “si tienen la posibilidad de abrirse a nuevos horizontes que lo intenten cuando son jóvenes. La idea es ponerse una meta y tener responsabilidad y conducta para alcanzar todos los logros. Muchas gracias a todos los amigos de Ascensión, con quienes estoy en contacto y les mando un abrazo muy grande”.