El sueño de tres intrépidos motociclistas se hizo realidad y tras completar un recorrido de 4.500 km. pudieron regresar el sábado pasado de una increíble travesía que les permitió llegar a Chile, atravesando la Cordillera de los Andes en un experiencia única e inolvidable que les permitió estrechar y fortalecer lazos de amistad y compañerismo.Yamil Crocco, de Ascensión, junto a sus amigos de Ferré, Cristian y Ariel Mendoza, comparten la pasión por las motos y sus gustos coinciden en todo, ya que los tres cuentan con una Honda Tornado 250 cc., y en base al inquieto espíritu aventurero que los moviliza decidieron realizar esta travesía desde Ascensión a Chile, partiendo el pasado 6 de octubre y arribando el 15 del corriente con un cumulo de experiencias cosechadas muy difíciles de olvidar.
Luego de intensos preparativos, equipaje, hoja de ruta, gps, herramientas, combustible y mucho coraje emprendieron un trayecto que incluyó muchos kilómetros de ruta y caminos de ripio en plena montaña, atravesando el cerco cordillerano para llegar al país trasandino.
En la primera etapa recorrieron 800 km. hasta San Rafael (Mendoza). Luego hicieron el camino hacia Las Leñas, donde pararon en un hotel, disfrutando de un lugar impresionante por la belleza natural. La travesía prosiguió por la ruta 40, recorriendo alrededor de 380 km. en un terreno de ripio y montaña hasta llegar a Mendoza luego de una gran exigencia para las motos.

Ya en Mendoza, los “motoqueros” se alojaron en una cabaña de una persona que compartía la misma pasión “fierrera” y luego de reacondicionar las maquinas, al día siguiente emprendieron el camino, llegando hasta Villavicencio en un camino de montaña, llegando a Uspallata y Potrerillos.
Al día siguiente llegaron al Paso de los Andes, donde luego de los trámites de la aduana, pudieron pasar a Chile encarando el camino de Los Caracoles con momentos de nevada en el marco de un paisaje increíble en plena cordillera.Yamil Crocco
La travesía llegó hasta Viña del Mar, donde disfrutaron de la playa, luego visitaron La Serena, ubicada a 600 km. y se alojaron en el mismo hotel que ocupó la Selección Argentina en la Copa América del año pasado y les tocó dormir en la misma habitación que ocuparon Messi y Agüero.
El recorrido prosiguió hasta La Calera, ubicada a 200 km. y cerca de Aguas Negras que es el paso de Chile a San Juan, pero no pudieron utilizarlo porque estaba bloqueado por la nieve. Por lo tanto, tuvieron que retomar el camino con 1000 km. por delante, no sin antes tener que reparar una moto que sufrió inconvenientes mecánicos, para luego proseguir con el viaje hasta llegar al Paso de los Andes durante la noche en plena nevada e intenso frio.
Ya en territorio nacional descansaron en un hotel en Uspallata, para emprender el recorrido final hasta Ascensión y Ferré, donde disfrutaron de un emotivo reencuentro con la familia y la felicidad de haber completado una travesía inolvidable, que no será la última ya que han programado un nuevo viaje al norte argentino con vistas al año que viene.