Después de 29 años de impecable trayectoria, Nancy Poleri, se despidió de la docencia para iniciar una nueva etapa en su vida. Fueron 14 años de labor ininterrumpida como directora de la Escuela Nº 3 “Pedro B. Palacios”, donde vio pasar a numerosas generaciones de alumnos y compartió inolvidables momentos con sus compañeras, quienes le tributaron un merecido homenaje al pasar al retiro por jubilación.

El acto se desarrolló el pasado viernes 8 de octubre en la Escuela Nº 3, donde estuvo acompañada por su familia y compañeras docentes, alumnos y padres, compartiendo un momento de mucha emoción que quedará imborrable en la memoria de la Sra. Nancy.

En principio, hizo uso de la palabra la actual directora de la Escuela Nº 3, Nancy Baldor, quien expresó: “estamos aquí para decirle gracias, porque supo ser una directora ejemplar, que con una palabra amable, una sonrisa, una frase de aliento o un respetuoso llamado de atención en el momento justo, nos ayudó tanto a docentes, como a auxiliares, alumnos y familiares”.

Y concluyó diciendo: “es nuestro deseo que pueda disfrutar de esta maravillosa vida conservando su equilibrio, su armonía y su capacidad para brindarse al otro. En nombre de la comunidad educativa, quiero decirle que la queremos mucho”.

A continuación se expresó su hermana Norma, quien también ejercer la docencia en la Escuela Nº 3. Con lagrimas de emoción, dijo: “como hermana puedo decirte que ha llegado el fin de una etapa, y que da comienzo a otra, donde vas a disfrutar de otras cosas, dedicarte mas a vos, a tu familia, por fin vas a tendrás tiempo y espacio para ellos que te han esperado todo este tiempo”.

“Como docente puedo decirte que fue un orgullo haber trabajado con vos, alguien tan responsable, con la tranquilidad que siempre te caracterizó al enfrentar y solucionar diferentes conflictos. Sentir que siempre estábamos apoyados, protegidos, sentir la seguridad de que ante cualquier eventualidad teníamos en vos a quien nos iba a ayudar a buscar una salida”.

“A esta escuela le dolerá tu ausencia, fuiste muy importante para todos, pero sabíamos que esta etapa llegaría a su fin para comenzar otra. Te vamos a extrañar, pero te mereces este descanso porque diste todo de vos”, concluyó norma.

Seguidamente, su gran amiga y compañera, Sra. Tati Venero, se encargó de reflotar los recuerdos de los comienzos en la docencia en la Escuela Nº 15 de Derqui, dejando además un emotivo mensaje de aliento y los mejores deseos en esta nueva etapa.

 

Mas emociones

Los recuerdos fueron reflejados en un video de su recorrido por la docencia, tras lo cual los alumnos de 5to. año, acompañados por el Prof. Guillermo Arroyo, le brindaron una canción de despedida, pasando luego a la entrega de presentes. En primer lugar, su familia le entregó un recordatorio y lo propio hizo la Sra. Sandra Lassalle, entregando una medalla en nombre de todas las compañeras docentes, como así también la Asoc. Cooperadora y sus amigas del grupo de yoga.

La Sra. Nancy recibió el cuaderno de actuación docente y una enorme cantidad de mensajes de los alumnos, como así también regalos de la Escuela Nº 6, CEC Nº 802, Jardín de Infantes Nº 904 e I. Nuestra Señora.

Para concluir, llegaron las palabras emocionadas de la Sra. Nancy, quien resaltó su agradecimiento a la familia, compañeras docentes, alumnos y padres que pasaron a lo largo de su amplia trayectoria en la educación. Finalmente, todos los presentes compartieron un brindis de despedida, concluyendo con el significativo acto.

 

Conceptos de Nancy Poleri

Al termino del acto, Nancy Poleri, expresó que “son muchas emociones y muchos recuerdos en este momento tan lindo que lo pude disfrutar junto a toda mi familia y amigos. Estoy muy contenta y agradecida por todo lo que me brindaron”.

Al referirse a su carrera docente, comentó que “en principio, en Pilar, en la Escuela 15 de Derqui, hasta el año 88’ que vine a la Escuela Nº 6 de Estación Ascensión. Después, en el 91’ me sumé a la Escuela Nº 3 como maestra y luego volví a la dirección de la Escuela Nº 6 durante dos años. Y en el 96’ empecé en la Escuela Nº 3 como directora y hasta ahora”.

Sobre el paso que significó su retiro, confesó “es una decisión que la tenía prevista porque a lo que hacía le ponía mucha pasión y ganas, pero sentía que cada vez me costaba más y era un momento de tener la posibilidad de disfrutar de otras cosas que había dejado de lado porque 29 años en la docencia son muchos”.

Dirigiéndose a las docentes, expresó “lo más importante es querer lo que uno hace  de esa manera, por mas que haya dificultades, se le encuentra la puertita para resolverlas, disfrutar cada momento, sabiendo que la docencia es una entrega, si bien es un trabajo donde se recibe una remuneración, muchas veces no existen los horarios y el esfuerzo de muy grande. Es un tiempo de dedicación al otro y muchas veces priorizándolas, mientras se haga con vocación y alegría, se puede llevar adelante”.