[ad_1]

20MINUTOS.ES

- Anuncios -
  • Según publica ‘Atlas Obscura’, muchos estudiosos de los neandertales soportan a diario que se utilice esa palabra de forma despectiva.
  • Los expertos tratan de desmitificar a estos homínidos, de los que conservamos ADN y que fabricaban herramientas, cazaban y hacían murales.

Hombre de neandertal

Referirse a una persona bruta, ruda o falta de tacto como un neandertal es algo que tienen que oír a diario los expertos que estudian esta especie de homínidos extinguida hace 40.000 años y de la que sin embargo conservamos buena parte de su genética y numerosos avances fundamentales para la humanidad.

Según publica Atlas Obscura, muchos estudiosos de los neandertales soportan a diario que se utilice esa palabra de forma despectiva. Según el citado medio, Evelyn Jagoda, una estudiante de doctorado en el Departamento de Biología Evolutiva Humana de la Universidad de Harvard, tiene una alerta de Google sobre neandertales, en los que centra sus investigaciones. «La mitad del tiempo recibo artículos y noticias sobre los nuevos estudios sobre neandertales», dice Jagoda. «La otra mitad son cosas del tipo ‘Estos políticos son unos neandertales en este tema’ o «este hombre está actuando como un neandertal'».

Sin embargo, la mayoría de estudiosos sobre los neandertales consideran que no eran los seres brutales y simples que podría pensarse, si no que eran homínidos que utilizaban herramientas fabricadas, cazaban grandes animales, hacían pinturas murales y tenían una gran complejidad cognitiva.

Además, los científicos recuerdan que ese sentir despegado hacia nuestros antepasados es relativamente reciente, pues el homo sapiens se apareó con la raza neandertal durante decenas de miles de años. «Las contribuciones de los neandertales al el genoma humano han sido «muy útiles», especialmente inmunológicamente, recuerdan los expertos.

La Dr. Paola Villa, arqueóloga de la Universidad de Colorado, publicó recientemente un documento argumentando en contra del «complejo de superioridad del humano moderno» como una explicación para la extinción de los Neandertales y para su mala reputación actual. Se asocia la imagen subestimada a los primeros descubrimientos de restos de estas especie, en el siglo 19, cuando los europeos comenzaron a recuperar cráneos en los yacimientos cuando aún se pensaba «que la forma del cráneo revela la característica mental y moral de la persona».

A raíz de eso, según cuenta Atlas Obscura, los primeros ilustradores dibujaron los neandertales como bestias, cubiertas de pelo, caídos de hombros, mucho más como hombres-mono. El Dr. Wil Roebroeks, un arqueólogo de la Universidad de Leiden asegura, basándose en las reconstrucciones contemporáneas que si «usted viera a un Neandertal vestido con un traje en un tren usted sólo pensaría que es un chico un poco feo».

«Si se quiere ofender a alguien … no hay necesidad de recurrir a los neandertales«, concluye Paola Villa.

[ad_2]

Ir a la fuente