5 consejos para hacer un backup de tus fotos

Si bien nuestra camara o smartphone son valiosos en términos monetarios, nuestro material es lo que, al final del día, es lo más valioso. A continuacion te damos 5 consejos para evitar perder tus recuerdos.

0
251

Si bien nuestra camara o smartphone son valiosos en términos monetarios, nuestro material es lo que, al final del día, es lo más valioso. Por eso, podemos tener nuestra cámara asegurada, protegerla contra todo tipo de inconvenientes, pero aún así un día como cualquier otro podemos despertarnos a nuestro disco borrado y todas nuestras fotografías perdidas. Por eso, siempre es recomendable (y siempre les recomendamos) hacer un backup habitual de nuestro material.

En otras oportunidades les hemos hablado de formas diferentes a través de las cuales podemos almacenar copias de nuestras fotografías, y también les hemos hablado de variantes de almacenamiento como pueden ser los servicios alojados en la nube. Hoy haremos una lista un poco más breve, para dedicarnos a algunos servicios y formas de hacer backup que nos parecen fundamentales. Como les supimos decir en otra ocasión: si no hay dos copias, ¡ese archivo no existe!

- Anuncios -

1. Time Machine

Si somos usuarios de Mac, seguramente conocemos de la existencia de Time Machine. Es posible que no lo usemos, y que tengamos nuestras dudas sobre usarlo. Pero Time Machine es una forma increíble y fácil de acceder a nuestros archivos en el caso de que algo salga mal y de repente nos encontremos necesitando fotos que ya no se encuentran más en nuestro disco.

Time Machine es una funcionalidad propia del sistema operativo de Mac, OS X, que hace un backup automático de toda la información a un disco específico. También podemos elegir exactamente qué es lo que queremos que se almacene varias veces por seguridad, o, si no especificamos nada, guardar toda la información. Time Machine nos permite acceder luego a archivos en el estado en el que estaban en una fecha determinada. Exactamente como una máquina del tiempo.

2. Almacenamiento en la nube

Por supuesto, tampoco podemos conformarnos con una solución como Time Machine. Si no tenemos una Mac, y usamos una PC con Windows o Linux, entonces podemos buscar programas similares que quizás no sean tan fáciles o intuitivos pero que cumplan la misma función. Pero todo puede suceder con una computadora, en el peor de los casos, la pueden robar, se puede quemar… Son muchas las situaciones. Por eso nunca está de más tener un backup en la nube.

El alojamiento de archivos en la nube se ha transformado en una opción casi natural ya, aunque siempre surgen algunas cuestiones de seguridad. La verdad es que estos servicios son muy prácticos y nos permiten acceder a nuestro material desde donde sea que estemos, aún desde dispositivos móviles como smartphones y tablets. También se encuentran protegidos con una complicada tecnología de cifrado, así que podemos estar tranquilos sobe la seguridad de las fotos. Los planes para tener varios GB de almacenamiento tampoco son demasiado caros, por lo que es una de las primeras opciones que tenemos para considerar.

3. Discos Rígidos externos

Si todavía no confiamos completamente en la nube, también podemos tener discos externos (que pueden ser transportables, dependiendo del modelo) donde podemos guardar todo nuestro material. Podemos recurrir a directamente usar un disco externo como fuente principal para guardar fotografías, para luego hacer una copia que quede en el disco local. Y, como los archivos en la nube, también podemos tener nuestro disco externo en nuestros bolsos cuando salimos, para tener nuestro material siempre con nosotros.

Para los más quisquillosos, también existe la opción de usar un disco RAID(Rendundant Array of Inexpensive Disks o conjunto redundante de discos independientes). Este tipo de discos, conformado en realidad por múltiples discos, distribuye y copia los datos. Podemos configurar varios niveles para que, si uno de los discos falla, la información sea fácilmente recuperable. Sería algo así como la traducción informática de “varias cabezas piensan mejor que una”.

4. Almacenamiento Off-Site

A diferencia del almacenamiento en la nube, el almacenamiento off-site tiene un perfil más profesional. Muchas grandes empresas eligen este método de almacenamiento, pero a decir verdad en general siempre usan sus propios servidores particulares. Lo más probable es que no tengamos el dinero para hacerlo, entonces podemos recurrir a otros servicios que, de forma similar al almacenamiento en la nube, nos ofrecen su espacio para que guardemos nuestros archivos.

El método de e-vaulting, como también se lo llama, nos ofrece más opciones de seguridad y puede ser configurado para que, de forma automática, se envíen todos los nuevos archivos que creemos o manipulemos en la computadora. Apenas bajamos las fotografías de la cámara, por ejemplo, podemos hacer que se guarde una copia automática en un servidor off-site. Realmente está recomendado para los más temerosos, de otra forma, la nube basta y sobra.

5. Creación de copias múltiples

Esta es una salida más manual, y con más errores que las otras. Pero tambiénes la más simple y barata. Si tienes una fotografía, u otro material qeu quieras almacenar para que no se pierda, crea duplicados que puedes guardar en cualquier formato que prefieras: pendrive, disco externo, CDs y DVDs, hasta una carpeta dentro de la misma computadora que luego puedes consultar si accidentalmente borras un archivo.