La Cooperativa Agrícola Ganadera Ltda. de Ascensión propició la realización de una interesante charlas sobre diagnóstico y manejo de enfermedades de soja, a cargo del Ingeniero Antonio Ivancovich INTA Pergamino. La misma tuvo lugar el pasado jueves en el salón del Centro de Jubilados de Ascensión con una amplia concurrencia de productores de distintos puntos de la zona.
El disertante hizo especial referencia a la Mancha Ojo de Rana, enfermedad que puso en alerta máxima a todos los productores sojeros de la zona en virtud de la perdida de rendimiento que se registraron en algunos lotes.

El Ing. Ivancovich, señaló que “siempre hablo de las principales enfermedades pero también de alguna que no son tan importantes porque se parecen a las otras, pero es importante no errarle. La gente se interesa mucho por el manejo, ya que el diagnóstico a campo se hace de manera visual”.

Al referirse a las enfermedades del cultivo de soja, explicó que “varían de acuerdo al año y a las condiciones climáticas, ya que todas las enfermedades están relacionadas al ambiente climático. El ultimo año, un problema importante fue la Mancha Ojo de Rana y por tal motivo hemos hecho ensayos en Arribeños y Ferré, entre otros lugares de la zona”

“Es una enfermedad que apareció hace algunos años en la zona de Marcos Juárez y evidentemente el problema vino con la semilla contaminada con un hongo. Entonces, año tras año se fue expandiendo el problema”, indicó el especialista.

Y al referirse a los inconvenientes que genera, explicó que “esta enfermedad disminuye el rendimiento. Los ensayos de fungicidas que se han hecho en esta zona nos dan la pauta de donde existe el problema más importante. En la zona de Marcos Juárez hubo diferencias de 20 quintales, que es una cosa inédita porque nunca pasó. En esta zona, precisamente en Arribeños, detectamos diferencias de 10 quintales, que también es importante. Mientras que en Pergamino se registraron diferencias de 4 quintales. La enfermedad ya está instalada y llega hasta el sur de la provincia de Buenos Aires”.

En cuanto a los métodos de control, mencionó que “la enfermedad se puede controlar con el uso de funguicidas y con variedades resistentes. Hay resistencia genética y pensamos que en el futuro, dentro de 3 o 4 años, el problema va a ser resuelto definitivamente”.

El Ing. Ivancovich, puso en relieve que “hay otros problemas serios que no tienen variedades resistentes. Por eso tenemos que mirar siempre hacia delante y es necesario prestar atención a otras cosas que actualmente están un poco enmascaradas por este tema actual”.

“Los principales problemas se refieren a las enfermedades de fin de ciclo y enfermedades de hoja o foliares como llamamos nosotros. Hay tres más importantes, pero lo bueno es que el manejo a través del uso de funguicidas es similar para todas. Es decir que con un mismo producto se pueden controlar todas las enfermedades”, indicó

Y concluyo diciendo que “el productor debe tomar conciencia de estas cuestiones y consultar al asesor de la cooperativa para que se tomen las medidas correspondientes. Por eso es importante charlar con los productores e informarlos en todo lo que esté a nuestro alcance”.