Con una misa de Acción de Gracias celebrada por el Padre Emmanuel fue conmemorado el pasado viernes 21 de agosto el Día del Catequista  en la Parroquia “Ascensión del Señor”, donde los formadores en la fe cristiana recibieron un merecido reconocimiento y bendición de padre del párroco local.

- Anuncios -

El Padre Emmanuel comentó: “es el día en que la Iglesia recuerda y celebra a un Papa Santo que fue Pio X, canonizado por la Iglesia, durante su pontificado puso una especial preocupación y ocupación por la enseñanza de la catequesis, por difundirla y hacerla accesible, sobretodo a los niños. Hizo textos oficiales de catequesis, sobretodo para preparar a los niños para recibir el Sacramento de la Eucaristía porque antes no era tan accesible como fue siendo a lo largo de la historia y fue creciendo la cercanía con ese sacramento. La posibilidad de celebrar la misa diariamente y que los niños recibieran la comunión no estaba en algunos momentos de la Iglesia pero con el caminar, el crecimiento y la madurez que fue adquiriendo se fue abriendo a estas realidades”.

“El Papa Pío X admitió a los niños a recibir la Comunión, el Cuerpo y Sangre de Cristo presente en la hostia consagrada. Antes era solamente después de los 12 años y a partir del Papa Pío X es desde los 7 años con el uso de razón y el debido conocimiento de a quién van a recibir. De esa manera pueden recibir la comunión sacramental. Por eso se celebra el día del Catequista, por esa apertura a la comunión de los niños y por el celo en transmitir las enseñanzas del catecismo”, indicó el sacerdote.

Y agregó: “la Iglesia es una gran familia y en este ambiente de catequesis se generan lazos afectivos viendo a la catequista como una especie de mamá y como alguien que va proveyendo del alimento para la fe y que también nos da un toque de maternidad. Le deseamos felicidades a nuestras catequistas y valoramos el rol que tienen definido, pero que en realidad todos tenemos que ser catequistas porque es responsabilidad de cada cristiano crecer en el conocimiento de la propia fe”.