El experimentado piloto arenalense, Emilio Ayala, festejó sus 20 años con el automovilismo junto a su familia y amigos durante una cena que se realizó el pasado domingo en su taller, repasando anécdotas y vivencias inolvidables de una exitosa campaña dentro de las categorías zonales.

En dialogo con los medios locales, Emilio Ayala expresó: “gracias a todos por habernos acompañado en estos 20 años. Pasó mucho tiempo y tengo muchísimas anécdotas, una de las mas linda fue que un día voy a correr una de mis últimas carreras en bici, estando en un nivel importante, pero me bajé porque me habían pasado a la categoría veteranos y no me gustaba mucho.

Ibamos con mi hijo José a Venado Tuerto a ver una carrera de bicicleta y pasamos por Villa Cañás y vimos una carrera de autos, paramos ahí y nos decidimos a sumarnos al automovilismo. Al día siguiente salimos a buscar un auto y para el fin de semana estábamos desarmando nuestro legendario Chevrolet 400.

“Se fue haciendo un grupo lindo y conociendo a gente diferente ya que veníamos del ciclismo. A partir del automovilismo conocimos distintos lugares haciendo grandes amigos en ambos deportes”, indicó el piloto.

Asimismo enfatizó: “lo mío fue trabajo y deporte. Creo que en el deporte hemos hecho cosas importantes, especialmente mis hijos. Creo que lo que les he inculcado ha sido positivo porque han salido buenos chicos y me han dado muchas alegrías en el deporte y en la vida”.

Por último expresó: “quiero hablarle a los padres y decirles que si hay una forma buena de invertir es invertir en los hijos pero para bien. Por eso les pido que se vuelquen al deporte porque como padres e hijos van a vivir momento únicos en cualquier deporte. Que los acompañen en el deporte que a los chicos les gusta porque es algo muy bueno y nos permite conocer a mucha gente. He podido hacer conocer a mi pueblo en muchos lugares y es un orgullo representar a mi pueblo, siendo buen deportista y tratando de ser buena persona”.