El gran campeón sudamericano superligero, Marcelino “Nino” López, fue entrevista por el sitio web Campana Final en virtud de que tiene grandes chances de pelear el próximo 18 de Abril en la velada de Matthysse vs. Provodnikov. Habló de su preparación, sus aspiraciones para este año y su pronóstico del combate entre su compañero de gimnasio, Lucas Matthysse, y el ruso Provodnikov.

La primera vez que Marcelino López pisó un gimnasio de boxeo fue a los 14 años. Se enamoró del deporte de los puños y uno meses más tarde, comenzó a realizar exhibiciones en su pueblo, Arribeños.

Con 17 años, salía para Capital Federal para empezar su carrera como amateur, con la compañía de su tío, a los 20 pasó al campo rentado, donde la gran mayoría de sus combates los realizó con su promotor Mario Arano. A fuerza de trabajo y sacrificio, “Nino” López fue encumbrando su campaña derrotando a cada rival que se le presentó. Siempre fue una de las promesas del boxeo argentino, pero mientras más tiempo pasaba, más se le exigía una chance internacional para medir su verdadera proyección.

Su historia grande está a punto de comenzar. El próximo 18 de Abril, lo veremos en el ring del Turning Stone Resort & Casino de Verona, Nueva York, Estados Unidos, siendo parte de la velada más atractiva en lo que va del año, bajo la promoción de la empresa Golden Boy.

-A fines de enero firmaste contrato con Golden Boy ¿Cómo fue saber que te tenían en cuenta para pelear afuera?

“Firmar con una de las empresas más importantes a nivel mundial es un sueño. Oscar de la Hoya es mi ídolo. Firmamos una visa de trabajo durante cuatro años para trabajar con AranoBox en sociedad, se vienen mayores exigencias. “Faltan algunos detalles pero seguramente no habrá inconvenientes en que viajemos el sábado 11, para pelear el 18 de Abril. Todavía no sabemos el rival. La idea del promotor es meternos en el festival. No sabemos tampoco a qué cantidad de rounds vamos a pelear. La idea es ir y dejar una buena imagen para que la vuelta sea pronto.

¿Acompañaste en alguna ocasión a Lucas Matthysse cuando él peleó afuera o va a ser tu primera salida a Estados Unidos?

No, es mi primera vez. Trato de manejar esa ansiedad. Hablo mucho con Lucas para que me de algunos consejos y demás. Me dice que cambia totalmente lo que es el escenario, la exigencia, el marco es otra cosa, otro mundo prácticamente. Hay que tratar de mantener un poco al margen eso y concentrarse en hacer bien las cosas.

¿Hay algún boxeador en especial para enfrentar, más allá de este primer combate?

“No tenemos pensado nada puntual. La idea es ir buscando rivales de mayor exigencia para arriesgar cuando llegue el momento. Estar bien maduro como boxeador y dejar una buena imagen, en un trayecto en el exterior de dos o tres peleas y después ver qué pasa”

.-¿Cómo te estás preparando?

Ahora se trabaja a doble turno. Estamos en plena etapa de preparación donde llega lo más duro, después empieza a bajar un poquito, trabajamos en la Laguna Gómez, bajo las órdenes de Matías Erbín, “Cuty” Barrera, “Latigo” Coggi y todo el equipo. Hay muchos chicos que están ayudando, a la tarde vamos para el gimnasio y trabajamos la parte de guanteo y táctica.

-¿Qué te aporta el equipo?

Matías Erbín es un chico muy joven, pero que sabe mucho, siempre está investigando, siempre trata de cambiarnos para que no se hagan rutinarias las tareas. Es un chico que sabe mucho y se está notando el cambio, le hace muy bien al grupo. “El Cuty” Barrera es un hombre que le gusta que el boxeador se entregue por completo arriba del ring. “El Látigo” es una leyenda viviente. Hay que escucharlos y tratar de aprender en el día a día.

Y teniendo de compañero a Matthysse…

Lo admiro viéndolo trabajar en el gimnasio o cuando guanteamos.

Hace un año y pico que estoy con este equipo y sentimos que estamos madurando. La clase de exigencia que tenemos en los guanteos nos da mucha experiencia. Es un chico muy humilde, que trabaja en silencio y que ha tenido grandes logros.

–Ya que hablamos de Lucas, ¿Cómo analizas la pelea contra Provodnikov?

Ojalá que salgan las cosas como todo el equipo las tiene planeadas. Provodnikov una máquina de tirar piñas, pero nunca se ha enfrentado a un pegador de la talla de Lucas Matthysse. Lucas se está preparando para los doce rounds por si llega a ser, pero creemos que va a terminar antes.

Provodnikov es un boxeador que viene continuamente, es una máquina de tirar piñas, pero nunca se ha enfrentado a un pegador de la talla de Lucas Matthysse.

-Sos el sparring principal de Lucas, ¿Qué aspectos estuviste trabajando con él?

Cuando guanteamos tratamos de copiar un poco la técnica de Provodnikov: Sabemos que volea,  vuelve con cross, tira la derecha, tira el cuerpo, hace cintura. Entonces tratamos de copiarlo para que Lucas trabaje sobre eso. Después en la pelea, uno tiene que resolver en el momento y él sabe lo que tiene que hacer.

Tratamos de copiar un poco la técnica de Provodnikov: Sabemos que volea,  vuelve con cross, tira la derecha, tira el cuerpo, hace cintura.

-El “Cuty” Barrera hace poco nos dijo: “Nino López es el próximo Lucas Matthysse”

La verdad que estoy muy contento, estoy en un grupo bárbaro y gracias a Dios se vienen dando los resultados. Sé que estoy en la edad justa, donde todo depende prácticamente de mí.

Trato de dar lo mejor porque uno sabe que cuando trabaja bien, las cosas se hacen un poquito más fáciles ahí arriba en el ring. Sé que la figura de la empresa es Lucas, pero él nos viene abriendo las puertas a los que venimos peleando de atrás.

-¿Cuáles son tus aspiraciones para este año?

Concretar esta chance el 18 de Abril y traer un triunfo para la argentina junto con Lucas.